Para paliar los efectos de la crisis en España

Indra acelera su expansión en los países emergentes

El consejero delegado de Indra, Regino Moranchel, afirmó hoy que el grupo tecnológico ha decidido acelerar, fundamentalmente hacía países emergentes, su expansión internacional como fórmula para paliar los efectos de la caída de la demanda interna y de los recortes presupuestarios acometidos por el Gobierno para hacer frente a la crisis.

El directivo señaló en un desayuno informativo del Foro Sociedad en Red, organizado por Red.es y Europa Press, que la compañía está realizando un esfuerzo "muy importante" de "girar" toda la organización a la exportación y a la implantación en países emergentes que en este momento están creciendo a tasas del 6 y 7% y que, hasta "hace poco", eran "denostados" por los mercados.

De esta forma, Moranchel mencionó algunos de los proyectos que la compañía -cuyas ventas internacionales suponen un 40% de la facturación del grupo- está llevando a cabo en China, con contratos de tráfico aéreo, en Brasil, con la adjudicación de un concurso para la gestión financiera de un banco público, o los proyectos de seguridad en México.

"El recorte de gasto del Gobierno nos va a afectar y ya nos ha afectado. Por ello Indra, que tiene un proyecto ambicioso, considera que tiene que ser una compañía global que compite en todo el mundo. Este es un proceso en el que siempre hemos estado y ahora, cuando la demanda interna está cayendo, estamos acentuando nuestro papel", explicó el directivo.

INDRA 10,11 0,40%

Asimismo, el consejero delegado de Indra se refirió a las reformas estructurales que en su opinión se tienen que ejecutar con "urgencia y decisión", como la que llevan a cabo las administraciones o el sistema financiero, y pronosticó que "dentro de muy poco" estas medidas lograrán que la economía española refuerce la transformación y proyección internacional realizada por las empresas en los últimos veinte años.

Respecto al proyecto de reforma laboral que propone el Ejecutivo, el directivo manifestó que es una medida "necesaria y exigida" y que "va a tener lugar". "Todos tenemos que hacer un gran esfuerzo para lograr que esa reforma ayude a la consecución de la empleabilidad y al problema que tienen los cinco millones de parados", manifestó.

El directivo precisó que, si bien existen datos macroeconómicos que pueden justificar las críticas de los medios de comunicación extranjeros hacía la economía española, pueden existir además "intereses diversos" que suscitan estos comentarios. Por ello, insistió en que es esencial recuperar la "confianza" de los mercados y confió en que los planes del Gobierno para acabar con la crisis repercutan positivamente.

Presencia de Caja Madrid en el accionariado

Moranchel se refirió además a la presencia de Caja Madrid en el accionariado de la compañía. En este sentido, resaltó que la entidad financiera, que se mantiene como principal accionista con una participación del 20%, está en el proyecto de Indra "desde sus inicios" concretamente desde su privatización, y "ha apoyado" a la compañía en "todo lo que ha podido", por lo que es un "honor" contar con su presencia.

En cuanto a cómo podría afectar el proceso de reestructuración en el que se encuentran inmersas la cajas de ahorros en la participaciones industriales de Caja Madrid, el directivo se limitó a indicar que si en "algún momento" los responsables de la entidad, por motivos "que a ellos les compete", tuvieran que desinvertir en la compañía, Indra continuaría su camino, aunque sería una decisión que "sentiría".

Por otra parte, el directivo se refirió al apoyo que, desde el ministerio de Ciencia e Innovación y desde otras administraciones públicas, se ofrece al sector de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC).

"Podemos hablar de si es necesario aportar más o menos dinero al I+D+i, pero siempre ha habido una vocación desde los ministerios responsables de invertir en I+D+i para crear soluciones propias y comerciales", apuntó.

Moranchel recordó que las TIC son "una oportunidad para salir de la crisis", resaltó que un "país fuerte" requiere de una industria TIC potente, y advirtió que, si no se realiza un esfuerzo para "sacar adelante" proyectos tecnológicos suficientes, se puede "perder" el conocimiento científico que cuesta "muchos años de formación".

En cualquier caso, el empresario matizó que la falta de innovación no responde únicamente a una falta de atención del Gobierno, sino también a una falta de formación de los pequeños empresarios, que no son conscientes de la importancia de las tecnologías, y de la sociedad en general.

Por último, el directivo respondió a los rumores sobre su posible jubilación aclarando que su intención es permanecer en la compañía aunque matizó la decisión final recae en el consejo de administración de Indra.