Superará a La Caixa en activos

Caja Madrid y Bancaja crean la mayor caja de ahorros de España

Los consejos de administración de Caja Madrid y Bancaja se reunirán esta tarde para dar el visto bueno a la creación de un Sistema Institucional de Protección (SIP) en el que participarán las dos entidades así como las cajas Insular de Canarias, Ávila, Segovia, Rioja y Laietana. En total, el nuevo grupo tendrá unos activos próximos a los 338.000 millones de euros, cifra que la situará por encima de La Caixa, que tras absorber a Girona, alcanzará los 279.000 millones.

Las negociaciones avanzaron notablemente en las últimas horas de anoche. Aspectos como la ubicación de la sede social, que estaría en Valencia, frente a la operativa, en Madrid, así como el futuro de las dos corporaciones industriales -Bancaja Inversiones, que entre otras participaciones tiene el 38% de Banco de Valencia y Cibeles- han sido los últimos flecos de un acuerdo que se hará público en las próximas horas.

Bancaja había intentado quedar al margen de este primer proceso de concentración de entidades en el sector, pero distintos acontecimientos han precipitado este acuerdo. El Banco de España anunció que iba a exigir mayores provisiones, Fitch le rebajó la calificación a varias cajas y bancos, entre ellas Bancaja y su filial Banco de Valencia, y las fuentes de financiación a las entidades españolas se secaron por completo.

El regulador instó la semana pasada a la caja que preside José Luis Olivas a que buscase aliados que le permitiesen acceder al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Las opciones de Bancaja eran ya entonces limitadas. Pese a que su discurso había sido siempre que quería liderar un proceso de fusión, finalmente quedará integrada en el SIP que encabeza Caja Madrid. La pérdida de control de las dos grandes cajas valencianas, Bancaja y Caja Mediterráneo (CAM) ha levantado fuertes críticas en el sector empresarial valenciano.

El deseo del nuevo presidente de Caja Madrid, Rodrigo Rato, era situar a Caja Madrid como líder de las cajas de ahorros y escalar posiciones dentro del sector financiero. Objetivo que ya ha cumplido con ayuda de la caja valenciana, según fuentes cercanas a la caja. Tras la integración, Rato podría ocupar la presidencia del nuevo grupo, mientras que el presidente de Bancaja, José Luis Olivas, ocuparía la vicepresidencia. La sede social podría trasladarse a Valencia, pero la operativa estaría en Madrid.

El acuerdo entre ambas caja se ha alcanzado a falta de cinco días para que finalice el plazo para solicitar al Banco de España la ayuda del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que expira el 30 de junio.

El SIP de las siete entidades tendrá en total 4.500 oficinas, en su mayoría procedentes de Caja Madrid, que cuenta más de 2.000 sucursales, y tendrá una plantilla compuesta por unos 22.600 empleados.

Nueve entidades fuera del proceso

Bancaja formaba parte hasta hoy del reducido grupo de diez entidades que aún no han encontrado pareja en la reestructuración del sector financiero. Tras su integración con Caja Madrid, sólo quedan solteras Ibercaja; las tres cajas vascas (BBK, Vital y Kutxa); las católicas Caja Círculo y Caja Inmaculada (CAI) y Caixa Ontinyent y Caixa Pollença.

Fuentes del sector indicaron a Europa Press que la valenciana, Ontinyent, y la balear, Pollença, serán las únicas entidades que se mantendrán independientes tras la reestructuración. Asimismo, apuntaron que Ibercaja y CAI, ambas aragonesas, podrían rubricar una integración dentro de la misma región, y que las cajas vascas podrían retomar más adelante su frustrado proceso de integración. De este modo, el sector, compuesto hasta ahora por 45 entidades, quedaría reducido a la mitad.

Ep