SouthAfrica 2010

El apoyo a La Roja, víctima de las identidades autonómicas

Un 53% de la población respalda a la selección frente al 74% de Argentina

La selección española de fútbol.
La selección española de fútbol.

Las fuertes identidades autonómicas que se dan en España limitan el seguimiento de La Roja, aunque la Eurocopa ha permitido aglutinar más apoyos en los últimos dos años, según la consultora especializada en el negocio del deporte, Sport+Markt. En su opinión, la selección brasileña es la más popular de entre las participantes en el Mundial de fútbol 2010, ya que cuenta con el mayor porcentaje de aficionados nacionales, y España ha de conformarse con una tibia zona media, según el número de aficionados.

El 74% de la población brasileña de entre 16 y 69 años de edad está interesada o muy interesada en la seleção. En Argentina, la albiceleste, como se conoce al combinado, alcanza un interés similar con el 73%. En esos países no se dan los fenómenos de las selecciones autonómicas ni unas identidades regionales tan fuertes. Algo que sí sucede en España, lo que limita al 53% los apoyos a La Roja. La cosa podría ser peor. La falta de éxitos recientes lleva el respaldo a Inglaterra a un exiguo 46%. En cambio, Alemania presenta un robusto 68%.

"El interés de más de la mitad de la población española por su selección es especialmente significativa en un país con fuertes identidades regionales", aseguró el director general para España y Latinoamérica de Sport+Markt, Mario Oliveto. "En algunas zonas del país, la selección española aún tiene que competir con selecciones nacionales autonómicas no oficiales". Y eso que la situación ha mejorado gracias al triunfo en la Eurocopa de 2008. Antes, La Roja cosechaba unos apoyos similares a la inglesa.

EE UU figura en último lugar, con un 17% de los ciudadanos interesados

Oliveto destacó también la capacidad de los combinados nacionales para cohesionar a la población de un país. El directivo estima que las selecciones de fútbol tienen un "significado especial" y "siempre han sido capaces de aunar a la población de cada país y de construir una identidad nacional". En su opinión, además del éxito de cada selección, ser anfitrión de la Copa del Mundo también tiene sus repercusiones. "No sólo Alemania continúa beneficiándose de la Copa del Mundo de 2006, también Corea del Sur, tras la celebración del mundial de 2002, presenta resultados altos de popularidad".

Este efecto de cohesión se observa ahora en Sudáfrica, ya que esta selección se sitúa en tercer lugar en el ranking elaborado por la consultora. La operadora Yoigo lanzó ayer los resultados de una encuesta que aseguran que el 30% de los españoles confía en que una victoria de España en el Mundial de fútbol sería un impulso para salir de la crisis.

Oliveto señala que la razón por la cual EE UU figura en último lugar de entre los 12 países analizados no se debe a la lejanía temporal de la Copa del Mundo de 1994 celebrada en este país, e, incluso, valora positivamente el 17% de interés, que significa que 37 millones de norteamericanos seguirán a su selección en este próximo mundial. "Sin duda es un buen resultado para un país en donde este deporte todavía se encuentra claramente por detrás del fútbol americano, del béisbol o del baloncesto". En cambio, en los dos primeros mercados, ambos en América del Sur, el fútbol siempre ha sido el deporte número uno. "El equipo argentino tiene un significado especial para la población ya que une a estrellas que no compiten a nivel nacional como Messi, Agüero y Higuaín que juegan en ligas extranjeras", explica.

En todo caso, es probable que la selección vaya ganando adeptos a medida que se acerque el Mundial, y más aún si cosecha buenos resultados. "Hay que tener en cuenta que el estudio se realizó en un momento de relativa tranquilidad", explicó. "A medida que nos aproximamos al comienzo del evento, todo el mundo muestra mayor interés por sus respectivas selecciones y una vez más los aficionados se disponen a apoyarlas unidos frente a la TV".