Tras el plan de recorte

Zapatero niega bandazos en su política económica

El presidente del Gobierno y líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ha negado hoy que el plan de ajuste aprobado esta semana suponga cambios o bandazos en su política económica, y ha asegurado que se mantienen inalterables las señas de identidad del proyecto socialista.

El presidente de Gobierno, José luis Rodríguez Zapatero, en el mitín en Elche.
El presidente de Gobierno, José luis Rodríguez Zapatero, en el mitín en Elche.

Zapatero ha participado en Elche en un mitin del PSOE ante unos 2.000 alcaldes y concejales socialistas de toda España y 3.000 simpatizantes, en el primer acto multitudinario al que asiste después de que el Consejo de Ministros aprobara el pasado jueves el plan de ajuste, que contiene duros recortes sociales.

Precisamente ante ellos ha querido "rendir cuentas", tal y como él mismo ha dicho, para explicarles en qué momento está la lucha contra la crisis, por qué se adoptaron las medidas de recorte y para qué objetivos, tres días después de que el Consejo de Ministros diera el visto bueno a un durísimo plan de ajuste.

Según ha subrayado, estas medidas no suponen un cambio en la política económica del Gobierno, que ha tenido que responder ante la crisis con responsabilidad, "pensando en el futuro de España por encima de todo".

"Y menos aún cambian las señas de identidad de nuestro proyecto", ha enfatizado Zapatero, quien ha definido al PSOE como un partido que se sigue caracterizando por su apuesta por la cohesión social y las reformas, que demuestra estar al lado de los más débiles, la defensa de los trabajadores y el impulso de los avances del Estado del bienestar.

En la que ha sido su única referencia en toda la intervención a una hipotética subida de impuestos a los que tienen más, el secretario general de los socialistas ha apuntado: "A quienes más posibilidades económicas tienen hay que pedirles más esfuerzo y así lo haremos".

El Gobierno buscará una "buena" reforma laboral

De igual manera, Zapatero ha prometido que el Ejecutivo estará volcado en las próximas semanas en propiciar que empresarios y sindicatos consigan un buen acuerdo para la reforma laboral.

En un mitin en Elche (Alicante), ante unos 2.000 alcaldes y concejales socialistas de toda España y alrededor de 3.000 simpatizantes, Zapatero ha reafirmado su "compromiso fundamental" y su obligación de pensar en las personas que no tienen trabajo.

Para poder ayudar a la generación de empleo, el Gobierno "está trabajando intensamente" con una reforma laboral cuyo objetivo es ayudar a las empresas a contratar, mantener los derechos de los trabajadores y, ante todo, cambiar la tendencia de empleo precario y temporal por estable e indefinido, ha detallado.

Zapatero ha insistido en que sindicatos, empresarios y Gobierno van a seguir dialogando a fin de encontrar un acuerdo común que permita un mercado laboral más moderno, flexible, con más posibilidades y más seguro para los trabajadores.

Desde esa posición, ha hecho un llamamiento global al conjunto de la sociedad, especialmente a empresarios y sindicatos, para llegar cuanto antes a un buen acuerdo de reforma del mercado laboral, que ayude a los jóvenes a tener más expectativas de empleo y a quienes tienen un trabajo precario a encontrar uno más estable.