Para fusionarla o traspasar el negocio

Los gestores provisionales de Cajasur tienen un mes para presentar el plan de ajuste

Los tres administradores provisionales de Cajasur designados por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) tienen un mes para presentar el plan de viabilidad de la caja, que ha de contemplar su fusión con otra entidad financiera o bien el traspaso total o parcial de su negocio.

Sede central de Cajasur
Sede central de Cajasur

Según la normativa que rige las ayudas a la reordenación del sector financiero, "el FROB elaborará un informe detallado sobre la situación patrimonial y la viabilidad de la entidad y someterá a la aprobación del Banco de España el plan de reestructuración de la entidad".

Esta es una de las principales diferencias con el proceso seguido tras la intervención de Caja Castilla La Mancha, cuyo plan de integración con Cajastur tuvo que recibir el visto bueno de su Asamblea, la autorización de los órganos administrativos regionales e incluso ser sometido a votación en las Cortes de Castilla-La Mancha.

En el caso de Cajasur, el Banco de España controlará todo el proceso, ya que el Real Decreto de junio de 2009 sobre reestructuración bancaria anulaba las competencias de las Comunidades Autónomas al establecer que la aprobación del plan de viabilidad no requeriría "ninguna autorización administrativa ulterior" a la del supervisor, salvo las exigidas en materia de defensa de la competencia.

No obstante, antes de aprobar el plan, el Banco de España deberá solicitar un informe al Ministerio de Economía y Hacienda o a la Junta de Andalucía, que deberá ser remitido en el plazo de diez días.

El plan debe contemplar las medidas de apoyo financiero que requiere la entidad, así como las de gestión que mejoren la organización y los sistemas de procedimiento y control interno de la entidad.

Entre las medidas de apoyo financiero pueden figurar garantías, préstamos en condiciones favorables, adquisición de activos, suscripción o adquisición de valores para reforzar los recursos propios u otros apoyos financieros para facilitar procesos de fusión o absorción con otras entidades o para traspasar el negocio.

En cualquier caso, el FROB debe elevar al Ministerio de Economía y Hacienda una memoria económica en la que se detalle el impacto financiero del plan de reestructuración presentado sobre los fondos aportados con cargo a los Presupuestos Generales del Estado.

El departamento que dirige Elena Salgado podrá, motivadamente, oponerse en el plazo de cinco días hábiles desde que le sea elevada dicha memoria.

Tal y como le habilita el Real Decreto de junio de 2009 sobre reestructuración bancaria y reforzamiento de los recursos propios de las entidades de crédito, el FROB ha anunciado ya que suscribirá los recursos de capital necesarios para que la entidad alcance un coeficiente de solvencia superior al mínimo legal, al tiempo que le facilitará la liquidez requerida para poder cumplir con sus operaciones.