Sócrates lo ve necesario para defender el euro

Portugal aprueba un nuevo recorte del gasto público y un aumento del IVA

Portugal aprobó hoy un nuevo plan de medidas anticrisis, que incluye una reducción generalizada del gasto público, el recorte del 5% en los salarios de los altos cargos y los políticos y un aumento de los impuestos, entre ellos el IVA, que sube del 20% al 21%.

El Gobierno de Portugal ha aprobado hoy nuevas medidas de austeridad, acordadas con el principal partido de la oposición, que permitan recortar el déficit presupuestario del país, y que incluyen un recorte del 5% en los salarios de los empleados públicos de mayor jerarquía y un alza del IVA de un punto porcentual.

El primer ministro portugués, José Sócrates, anunció que también se impondrá una tasa extraordinaria a los ingresos de hasta el 1,5% y que se incrementará un 2,5% el impuesto a los beneficios de los bancos y las grandes empresas.

En rueda de prensa, Socrates aseguró que estas medidas permitirán al país reducir su déficit presupuestario en 2010 hasta el 7,3% del Producto Interno Bruto (PIB), un punto por debajo del 8,3% anunciado en el mes marzo.

El primer ministro portugués reclamó a todos sus compatriotas que hagan "este esfuerzo" para defender al país, al euro y a Europa. "Estas medidas son cruciales para restablecer la confianza y conseguir financiación para la economía", afirmó.

Previamente, Sócrates se había reunido con el líder de la oposición, el conservador Pedro Passos Cohello, para discutir el nuevo paquete anticrisis que se adopta, según recordó el primer ministro, en el marco del esfuerzo de la UE para aumentar la credibilidad europea.

El Gobierno portugués pretende ahora recortar su objetivo de déficit fiscal para 2011 en dos puntos porcentuales, frente a su anterior previsión del 4,6%, gracias a estas medidas de austeridad, que ahorrarían unos 2.000 millones de euros.

Al igual que las duras medidas anunciadas el miércoles por España, los ajustes anunciados por el país son el precio a pagar a cambio de la protección de la red de seguridad de 750.000 millones de euros anunciada el lunes por los ministros de Finanzas de la Unión Europea.

Ambos anuncios corresponden a un intento coordinado de la zona euro que hasta ahora ha logrado calmar los peores temores de los mercados a una propagación de la crisis griega.

La oposición en Portugal pone condiciones para apoyar el plan de ahorro

Passos Coelho confirmó en una rueda de prensa su respaldo al plan de austeridad que pretende reducir este año el déficit fiscal luso del 9,4% al 7,3% y dijo que el Gobierno había aceptado, entre otras condiciones, una reducción del gasto público equivalente al aumento de impuestos anunciado, entre el 1% y el 1,5%.

Las otras propuestas aceptadas por Sócrates, según el presidente del Partido Social Demócrata (PSD, centro-derecha), fueron que el aumento de impuestos excluya a las pequeñas empresas, que se baje un 5% el salario de altos cargos y políticos como ejemplo y que la reducción de gastos sea permanente y las nuevas cargas fiscales transitorias.

En relación a la primera condición puesta por Passos Coelho, la fiscalización del ahorro estatal, el líder de oposición informó que presentará esta misma semana el proyecto de una "comisión de seguimiento presupuestario" que, por primera vez en Portugal, evaluará de forma independiente la reducción de gastos.

El organismo hará informes mensuales y trimestrales también sobre endeudamiento, tanto de las administraciones como de las empresas públicas, para que se pueda verificar el cumplimiento del programa de austeridad "dentro y fuera de Portugal".

Hay que dar confianza a los mercados y sacar cuanto antes de la zona de riesgo a Portugal, subrayó el político al reconocer la "fragilidad" de las finanzas lusas.

Passos Cohello empezó su intervención ante la prensa pidiendo "disculpas" a los portugueses por haber apoyado un plan que exige sacrificios a todos e implica aumentos de impuestos, una medida a la que siempre se opuso.

Pero justificó su decisión por la "difícil situación" vivida en Portugal y Europa con la crisis económica y una presión de los mercados que hizo temer por la continuidad del euro y puso a este país "bajo la mayor aflicción de la que hay memoria".

En su intervención de más de media hora, el dirigente conservador hizo apenas un par de alusiones al excesivo gasto público y los errores de los socialistas y subrayó que no había querido "lavarse las manos" sino dejar a un lado sus convicciones y colaborar con el Ejecutivo ante la gravedad de la situación.

Passos Cohello, que ganó en marzo los comicios internos del PSD después que su partido perdiera en 2009 las elecciones legislativas y municipales ante los socialistas, habló hoy en un tono más grave y otorgó un dramatismo mayor a la situación de Portugal que el primer ministro cuando anunció poco antes las nuevas medidas de austeridad.

Portugal ha pasado por un "estado de emergencia" que atenazaba al Estado y al sistema financiero, aseguró al subrayar que las medidas actuales son para detener la crisis pero serán necesarias nuevas políticas para impulsar la economía.

Sócrates, que agradeció el apoyo del líder de oposición con el que se había reunido previamente, anunció que las subidas de impuestos, incluido el IVA que pasa del 20 al 21%, y la reducción de gastos bajarán el déficit al 4,6 % en 2011, dos puntos menos de lo que propuso en el plan anticrisis presentado en marzo a Bruselas.

El dirigente socialista ya anunció en abril el adelanto a 2010 de varias medidas de ese plan para reducir el déficit un punto más este mismo añom, y con las medidas anunciadas hoy espera bajar otro punto en solo seis meses y reducir el desequilibrio fiscal portugués al 7,3% en diciembre próximo.