El ajuste presupuestario en España

El FMI sugiere una indemnización por despido progresiva para España

El FMI entiende que el mercado de trabajo español es "disfuncional". Para solucionarlo, aboga por establecer una "protección por desempleo progresiva" y por centrar la negociación colectiva en las pymes. A su vez, el Banco de España urge a la reforma laboral para rebajar el déficit.

En España no basta con el ajuste fiscal, hacen falta reformas estructurales". Este discurso no acompañó oficialmente al nacimiento del fondo de blindaje del euro, pero sus progenitores, la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, no han parado de repetirlo desde el parto. De hecho, el economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, aprovechó las jornadas de ayer del Banco de España sobre el mercado de trabajo para poner nombres y apellidos a la recomendación.

"El mercado laboral en España es disfuncional", aseveró el francés mediante videoconferencia. En su opinión, las diferencias entre los trabajadores indefinidos y temporales conforman el pecado original del sistema español. Una dualidad "contraproducente" que sería "peligroso y equivocado" mantener. Por eso, Blanchard sostuvo que resulta "urgente una reforma laboral" que establezca una indemnización por despido progresiva. Un modelo defendido por multitud de economistas -y por la patronal- que podría articularse mediante la creación de un contrato único con una indemnización creciente, en función de la antigüedad.

La segunda prioridad, apuntó Blanchard, sería acabar con los "efectos perversos" de la negociación colectiva. "Debe llevarse a nivel de empresa", defendió, señalando que unas pocas grandes compañías están marcando los incrementos salariales que luego adoptan las pymes de todo el país. Por eso, sin oponerse a un acuerdo orientativo para los convenios a nivel nacional, Blanchard abogó por "descentralizar" el pacto de los convenios.

El diagnóstico del FMI coincide, además, con el análisis del Banco de España de que un seguro por desempleo que no se vaya reduciendo con el tiempo desincentiva la búsqueda de empleo, y favorece el paro estructural.

La banca, "bien atada"

Por su parte, el Banco de España dejó claro ayer que ésta, y no otra, es su mayor preocupación. De hecho, la reestructuración financiera, el problema que más concierne al supervisor, no quita el sueño a su gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Al contrario que la mayoría, él encontró "muy importante" la reunión en la que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, acordaron impulsar el FROB, el fondo público que sustentará la reordenación de la banca, antes del 30 de junio. Con eso, sostuvo ayer Ordóñez, la crisis financiera queda "bien atada, y por lo tanto resuelta". Cerrado este capítulo, destacó, el horizonte lo marca un "ejemplar" recorte del déficit que deberá ser apoyado con la reforma del mercado laboral.

"Es evidente que el problema del espectacular déficit viene causado en una parte no desdeñable por el gasto en desempleo", destacó, recordando que éste superó el 3% del PIB (30.000 millones de euros) el pasado año.

"Una política que aumente el empleo está favoreciendo la consolidación fiscal", continuó. "Si la gente tiene trabajo no hay que pagarles el desempleo, y quienes tienen empleo consumen más y pagan más impuestos", argumentó, incidiendo en la doble vertiente de ahorro y mejora de los ingresos que acompañaría a la reforma.

Una visión optimista, ésta, teniendo en cuenta que Gobierno, sindicatos y patronal han hecho hincapié en que las medidas que están negociando no creará empleo a corto plazo.

Reunión con miembros del Banco de España, Economía y el ICO

La lupa del Fondo Monetario Internacional promete escrutar las cuentas europeas con más minuciosidad que nunca. A los 250.000 millones de euros que aporta al Mecanismo de Estabilización Financiera les acompaña la potestad de imponer reformas estructurales a los Estados miembros que pidan la llave de la caja. Por eso, la revisión anual que el FMI realiza en cada país de Europa, será este año especialmente detallada.

En España, donde la delegación desembarca esta misma semana, el FMI ya ha anunciado que piensa entrar hasta en la cocina. Con vistas a controlar la política de reducción del déficit que ha planteado el Gobierno, la delegación se reunirá con el Ministerio de Economía y Hacienda, y con las direcciones generales del Tesoro, Financiación Internacional, y Coordinación Financiera con las Comunidades Autónomas. El grupo, continuará su ronda de contactos visitando también la Comisión Nacional de Competencia (CNC), el Instituto de Crédito Oficial (ICO), y el Banco de España, según informa Efe.