TRIBUNA

Tiempos de cambio

Avanza la idea de responsabilidad social corporativa (RSC). Una encuesta de PricewaterhouseCoopers a más de 650 presidentes de consejos de administración en 16 países europeos mostró que el 98% opina que la ética empresarial es clave en los negocios, y el 80% que no se puede tener por más tiempo una visión restrictiva de las responsabilidades de la empresa. Las cifras hubieran sido muy distintas una década atrás.

Hoy, no sólo se asume que es parte de la actividad empresarial, sino que el 60% de los encuestados creen que, por su relevancia, el tema debe ser manejado por el más alto nivel de la empresa: el consejo de administración. Los temas prioritarios que deben abordar los consejos son: gestión de la integridad, definición y defensa de los valores corporativos y gestión de comportamientos poco éticos. El 85% tiene en sus agendas estos temas, y el 38% los debaten regularmente.

La atmósfera está cambiando y las buenas prácticas empresariales en este campo alimentan este nivel de conciencia creciente que, sin embargo, enfrenta resistencias significativas.

Y es que ayudan, entre otros nuevos estilos, en la confección de los balances sociales. Entre muchos ejemplos, es interesante el de la respetada Natura. Su Reporte de Sostenibilidad 2009 fue elaborado en base a una metodología participativa en el que la empresa fue cocreando el informe junto a sus grupos de interés. Generado de ese modo, contiene ideas tan innovadoras como discutir la aplicación del "índice de felicidad bruta", que, según resalta, "incorpora elementos hoy considerados intangibles, pero que están alineados con nuestra esencia".

Pueden esperarse resultados muy importantes para la sociedad si se desatan las energías de la RSC. Lo ilustra la nueva estrategia que la Fundación Gates, una de las principales financiadoras de la lucha por erradicar totalmente la poliomelitis, ha planteado frente a un rebrote de la enfermedad en algunos países. Sugiere añadir a las vacunaciones acciones intensivas sobre aspectos generales de la salud pública, como la capacitación de los trabajadores de salud sobre temas de higiene y salubridad. En la misma línea innovativa, el Nobel Yunus ha lanzado, en un nuevo libro, un llamado a construir consorcios sociales, que combinen eficiencia, gerencia de excelencia y metas sociales significativas. El consorcio Grameen-Danone está produciendo ya yogur nutricional de bajo costo para población pobre.

El tema central, hoy, no es si hacer o no RSC, sino cómo hacerla del modo más efectivo para la sociedad.

Bernardo Kliksberg. Presidente de la Red Iberoamericana de Universidades por la Responsabilidad Social Corporativa