Tormenta en los mercados

Las apuestas de los especuladores contra el euro alcanzan su récord histórico

La inestabilidad en los mercados europeos está provocando una fuga de capitales de la región, con la consiguiente depreciación del euro. La divisa europea cotizaba ayer en 1,28 dólares, el nivel más bajo desde marzo de 2009. Las apuestas contra el euro, además, han aumentado hasta máximos históricos.

La agresiva especulación financiera que atenaza los mercados europeos ha generado una espiral de ventas provocada por el temor de los inversores a que se agudicen los problemas de los países periféricos de la zona euro. Los inversores internacionales han optado por vender los activos en euros, dando lugar a una fuerte depreciación de la moneda. Ayer cayó tras la advertencia de Moody's a Portugal y alcanzó 1,28 dólares, su nivel más bajo desde marzo de 2009. Pierde un 3% en tres sesiones.

Los especuladores están apostando contra la moneda europea. Según los últimos datos de la Comisión de Futuros de EE UU (US Commodity Futures Trading Commission), las posiciones cortas en futuros sobre el euro -es decir, las apuestas a la baja- se encuentran en máximos históricos. El martes 27 de abril se contabilizaban 123.475 contratos de futuros abiertos contra el euro, lo que supone un volumen de 15.343 millones de euros, el nivel más elevado desde la creación de la divisa europea.

Las apuestas contra el euro a través de futuros han ido aumentando desde comienzos de año y se han intensificado con el estallido de la crisis griega. El pasado 30 de marzo ya habían alcanzado la cifra de 12.0531 contratos abiertos.

Los 'hedge funds' no tienen capacidad para mover el mercado de divisas

"En estos momentos hay posicionamientos muy fuertes contra el euro por parte de hedge funds y CTA futuros gestionados, un tipo de hedge fund, afirma Jaime Castán, responsable de análisis de hedge funds de Man Investments. "Su estrategia consiste en apostar a la baja por el euro y al alza por las divisas asiáticas".

Aunque pueda parecerlo, los hedge funds no son capaces por sí solos de mover el mercado de divisas, el más líquido que existe. "Los especuladores encienden la mecha, pero los tiradores son miles, cientos de miles de inversores de fondos de inversión y de pensiones, que tienen miedo. Es una huida generalizada que no está basada sólo en posiciones cortas", apunta Víctor Alvargonzález.

Más probabilidades de 1,25 que de 1,4 dólares

El euro acumula una depreciación del 14% frente al dólar desde 1,5134, el punto álgido de la última tendencia alcista que alcanzó el pasado 25 de noviembre. A pesar del fuerte descenso, los asesores financieros siguen desconfiando de la divisa europea, y han apostado por el dólar desde comienzos de año. "Vemos más probabilidades de ver el euro en 1,25 que en 1,40 dólares", sostiene Eduardo Antón, analista de fondos de Inversis Banco.

A pesar del desplome del euro de los últimos días, Deutsche Bank matiza en un informe que no todo el dinero que ha salido de los mercados de la Europa periférica se ha ido al área dólar, sino que el bono el bono alemán a 10 años ha sido utilizado como refugio. Eso explica, de hecho, que se hayan ampliado las primas de riesgo, porque parte del dinero que ha salido de los bonos de Grecia, Portugal, España e Irlanda ha entrado en el bono alemán, rebajando su tipo de interés y elevando el de los bonos de estos países.

"El flujo de capital en busca de refugio hacia Alemania explica por qué el euro no ha alcanzado cotas decisivamente más bajas en las últimas semanas en las que ha habido una clara tendencia de huida de dinero de Europa", afirman los analistas de la Deutsche Bank. "Si es este al caso, entonces la venta de euros y la compra de dólares que subyace a todo el proceso sería inferior a lo que se podría haber pensado inicialmente".