Tormenta en los mercados

La prima de riesgo de la deuda española, en máximos desde la existencia del euro

La presión sobre los mercados provocó ayer que la prima de riesgo de la deuda española alcanzase máximos desde la creación del euro. El diferencial sobre el bono alemán a 10 años, la referencia del sector, se situó en 131,8 puntos básicos (1,318 puntos porcentuales). El Tesoro tiene programada para hoy una subasta de 2.000 millones de euros en bonos con vencimiento a cinco años.

Pánico en los mercados. La presión constante sobre la situación económica y presupuestaria de Grecia y, por extensión, Portugal, España e Irlanda, tuvo ayer una repercusión directa en los mercados de renta fija. El precio del bono español a 10 años cayó un 0,77% en los mercados secundarios, mientras que el precio del bono alemán al mismo vencimiento subió un 0,7%. Esto dejó el diferencial de rentabilidad que paga cada uno en 133,5 puntos básicos, aunque luego bajó a 131,8. Los bonos españoles rentan un 4,17%, y los alemanes, un 2,85%. La brecha es la más amplia desde la existencia del euro y se refleja, tanto una huida hacia la calidad de los bonos alemanes, los más líquidos, como los efectos de una fuerte apuesta especulativa bajista contra la deuda de los países periféricos.

Este spread implica, en teoría, que España tiene que pagar un 46% más que Alemania para colocar sus bonos entre los inversores. Pero esto tiene sus matices. Se trata de los precios que se manejan en el mercado secundario, no el coste efectivo para el Tesoro. La próxima subasta a 10 años no tendrá lugar, como pronto, hasta el próximo 20 de mayo. Es de esperar que para entonces la presión sobre el bono haya cedido, en caso contrario, la situación puede ser muy grave.

Lo que sí que está programado para hoy es una subasta de bonos a cinco años y ahí el diferencial respecto a Alemania es todavía mayor: 170 puntos básicos. La brecha se incrementa aún más en un plazo más corto: el de dos años, donde la diferencia llega ya a más de 200 puntos básicos (2 puntos porcentuales). Lo que estos números ponen de manifiesto es que el mercado cree que el mayor riesgo de España se concentra en el corto plazo, más que en el largo plazo. Lo mismo que le ha ocurrido a Grecia, salvando las distancias. Hace dos meses, la rentabilidad del cinco años apenas superaba el 2,6%, ayer alcanzó el 3,48%.

Lazard, asesor de Atenas, descarta una reestructuración de la deuda en Grecia

Aunque la situación de España es delicada, no se puede olvidar que su deuda pública sólo es ligeramente superior al 50%, muy por debajo de la mayoría de la UE, si bien se espera que alcance pronto el 70%. La Comisión Europea confirmó ayer mismo que España saldrá de la recesión en este segundo trimestre. Por fundamentales, los expertos consultados por CincoDías señalan que el diferencial con Alemania debería tender a un entorno entre 70 y 90 puntos básicos y no los 133,5 que alcanzó ayer. Es decir, es posible una corrección importante en el mercado, si la situación consigue estabilizarse.

En Grecia, lo que se está descontando es una reestructuración de envergadura. Así, los spread a dos, cinco y 10 años se encuentran respectivamente a 1.383 puntos básicos, 1.070 y 730 puntos básicos. Una reestructuración llevaría a los tenedores de bonos helenos a asumir ciertas pérdidas. No es habitual para una economía avanzada -Y Grecia forma parte del euro- incurrir en una reestructuración en la que la quita sea superior al 5%. Los precios que se están negociando en el mercado secundario ofrecen descuentos de incluso el 20% en vencimientos a cinco años.

Grecia acaba de recibir de la UE y el FMI el compromiso de un paquete de ayuda de 110.000 millones de euros. El Banco Central Europeo (BCE) aceptará como colaterales para obtener financiación deuda griega, aunque ésta tenga categoría de bono basura. Atenas ha contratado al banco estadounidense Lazard para que le asesore en las actuales vicisitudes. Lo primero que ha hecho Lazard ha sido emitir un comunicado en el que subraya que "una reestructuración ni se ha planteado, ni ha sido nunca una opción". Lo que está claro es que la crisis está lejos de haber terminado.

Más bonos públicos en manos de extranjeros

Cambios en el mercado de renta fija española. El mercado oficial de renta fija corporativa y de Administraciones Territoriales AIAF hizo público ayer su informe anual del mercado, en el que se refleja una caída del 18,5% en la actividad emisora, que alcanzó los 388.576 millones de euros. En lo que se refiere al saldo en circulación, los inversores extranjeros siguen siendo los principales tenedores, con más de un 50%. Pero la composición de los activos ha variado sustancialmente, en favor de los bonos y obligaciones del Estado.

Los bonos de titulización, los que están respaldados por derechos de cobro como las hipotecas, han perdido interés entre los inversores extranjeros: a cierre de 2009, el saldo era de 113.000 millones de euros, un 12,9% menos que en el ejercicio anterior. Por contra, los bonos y obligaciones del Estado pasaron de 127.063 millones a cierre de 2008 a 153.389 en diciembre pasado, un aumento del 20,7%. De hecho, el año 2009 se caracterizó por un descenso significativo de las emisiones de bonos de titulización, así como las de pagarés, que cayeron un 40%.

Detrás del ajuste en los mercados de titulización está la crisis del sector hipotecario. De hecho, en 2008, los bonos de titulización que procedían de créditos hipotecarios representaban más del 60% del total. En el cierre de 2009, sin embargo, está cifra cayó hasta el 38%.

Otro de los datos interesantes que se desprenden del informe es el éxito que las participaciones preferentes, un híbrido entre bonos y acciones, tienen entre los inversores minoristas, a pesar de la escasa liquidez que suele ofrecer el producto. Así, el 78% de las emisiones de participaciones preferentes del año pasado fueron colocadas entre minoristas.

La cifra

3,69 billones de euros de contratación se registraron en 2009 en AIAF, un 53,8% más que en el ejercicio anterior.

Asuntos clave

BCE. El mercado examinará hoy el mensaje que dará el BCE tras su reunión, después de que la entidad central decidiese romper su regla de aceptar como colateral sólo deuda con grado de inversión y anunciase que aceptará los bonos griegos, independientemente de su calificación.

Subasta en España. El Tesoro procederá hoy a subastar bonos del Estado a cinco años con un cupón del 3%. El volumen que el Tesoro espera subastar asciende inicialmente a 2.000 millones, con un máximo de 3.000. La última subasta a cinco años, en marzo, fue de 4.500 millones con un tipo marginal del 2,85%.

Reino Unido. Se celebran hoy las elecciones más reñidas de los últimos tiempos. La pugna es tres bandas: conservadores, laboristas y liberal-demócratas. Los colegios cierran a las 22.00 y los primeros resultados no se conocerán hasta la madrugada. Las encuestas dan un Parlamento dividido.

Grecia. La crisis ya no es únicamente económica, también hay una fractura social y con consecuencias extremadamente trágicas. Tres personas fallecieron ayer después de que unos exaltados incendiaran una oficina bancaria. Es de esperar que las medidas de ajuste sigan provocando graves disturbios sociales.

EE UU

La rentabilidad de los Treasuries a 10 años, el activo de renta fija más líquido del mundo, cayó ayer al nivel más bajo desde diciembre, ante las crecientes incertidumbres que rodean a Europa. El rendimiento de los bonos americanos se situó en el 3,56%.