Petróleo

El crudo de Texas bajó el 3,34% y cerró a 79,97 dólares

El barril de crudo de Texas se depreció hoy el 3,34% y cerró a 79,97 dólares en Nueva York, afectado un día más por el fortalecimiento del dólar y un incremento de reservas en Estados Unidos superior a lo esperado.

Al cierre de la sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York, los contratos de Petróleo Intermedio de Texas para entrega en junio se abarataron 2,77 dólares y finalizaron a menos de 80 dólares, algo que no ocurría desde el 15 de marzo pasado.

El barril de crudo de Texas ha acumulado un descenso de 6,18 dólares, un 7,17%, en las tres sesiones de esta semana.

Los contratos de gasolina para junio se depreciaron 10 centavos y cerraron a 2,22 dólares el galón (3,78 litros), en tanto que los de gasóleo para ese mes finalizaron a 2,18 dólares/galón, 7 centavos más baratos que el día anterior.

En el caso del gas natural, los contratos para junio restaron dos centavos al precio del martes y concluyeron la sesión a 3,99 dólares por mil cada mil pies cúbicos.

La divisa estadounidense ganaba terreno frente al euro y otras divisas, impulsado un día más por la inquietud que generan los problemas financieros de Grecia y su posible repercusión en el conjunto de la economía en la eurozona.

En Estados Unidos, como es habitual los miércoles, se difundieron datos relativos a las reservas de crudo y de combustibles almacenados la pasada semana, que no respondieron a lo que esperaban los analistas.

Las reservas de crudo aumentaron en 2,8 millones de barriles, frente a un incremento de algo más de un millón que preveían algunos analistas, y las de gasolina subieron en 1,2 millones de barriles, frente a un ligero aumento que se esperaba.

También aumentaron las reservas de destilados, una categoría que incluye el gasóleo de calefacción y el diesel, en este caso en 600.000 barriles, según cálculos del Departamento de Energía (DOE).

El informe semanal del DOE reveló que el volumen de combustibles y otros productos derivados del crudo sacados al mercado estadounidense, que se toma como una referencia del nivel de demanda, se situó en una media de 18,8 millones de barriles en las últimas cuatro semanas, un 2% más que en igual periodo del año anterior.