Defiende la mejoría de la economía española

Santander cuestiona la decisión de S&P pero pide al Gobierno medidas urgentes

El consejero delegado de Banco Santander, Alfredo Sánez, ha reconocido en la presentación de resultados de la entidad ante los analistas que la rebaja de rating de Standard & Poor's a la deuda española es "una mala noticia" y ha señalado que las perspectivas de la economía española "son de mejora en general". Pero, pide al Ejecutivo que acometa reformas "con carácter urgente" para atajar el déficit público y reformar el mercado laboral.

Sáenz ha defendido los argumentos dados por el Gobierno en defensa de la economía española, expuestos por el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa en un artículo de "recomendada lectura", según Sáenz, y que hoy publica Cinco Días .

En su opinión, el Gobierno español está decidido a hacer frente "de manera positiva" a los problemas que señala Standard & Poor's para argumentar la rebaja del rating soberano, si bien ha pedido que las medidas "se adopten ya, de forma urgente". En opinión de Sáenz, la economía española inició hace meses el proceso de reducción del endeudamiento privado y tanto ese desapalancamiento, con un aumento de la tasa de ahorro, como las exportaciones "están en el buen camino". Sobre las advertencias de S&P a la puesta en marcha del FROB, el ejecutivo considera "prematuro" hablar de su coste. Ha destacado la inflexibilidad del mercado laboral y el ajuste fiscal como los desafíos más importantes.

Sáenz pronosticó que el banco logrará como mínimo mantener este año el beneficio de casi 9.000 millones de euros que obtuvo el pasado ejercicio, así como la retribución al accionista, a pesar de la difícil coyuntura económica en la que se desenvuelve la entidad.

SANTANDER 2,74 -1,37%

Ganó un 5,7% más en el primer trimestre

El Grupo Santander obtuvo un beneficio neto atribuido de 2.215 millones de euros en el primer trimestre de 2010, un 5,7% más que en el mismo periodo de 2009. El resultado se sitúa por encima de las previsiones de los analistas, que esperaban unas ganancias de 2.110 millones de euros.

El presidente de la entidad, Emilio, Botín, resaltó que el banco "está demostrando las ventajas de su diversificación geográfica y de sus negocios, ya que, pese a un entorno de reducido crecimiento económico, mantiene la capacidad de generar beneficio recurrente y mejorar la liquidez, eficiencia y solvencia".

La entidad también resaltó que el foco de la gestión se ha centrado en la mejora de los márgenes de negocio y en la reducción de costes, unido a una menor necesidad de provisiones. Las dotaciones para insolvencias sumaron 2.436 millones hasta marzo, con un crecimiento del 10,3% respecto al mismo periodo de 2009. No obstante, el ritmo de expansión de las dotaciones por insolvencias ha sido "muy inferior" al del año pasado, en el que aumentaron un 44% en el conjunto del ejercicio, pero con trimestres en los que este incremento superó el 60%, recalcó Santander.

La desaceleración en el crecimiento de las provisiones para insolvencias es un reflejo también de un menor crecimiento de la morosidad, ya que las entradas en mora cayeron por cuarto trimestre consecutivo, incidió la entidad. Concretamente, la tasa de mora se situó en el 3,34%, con una cobertura del 74%, mientras que la mora de los negocios en España alcanzó el 3,59%, "lejos del 5,37% de la media del sector", precisó la entidad.

A cierre de marzo de 2010, el total de fondos para insolvencias del Grupo ascendía a 18.898 millones, de los que 12.219 millones son dotaciones específicas y 6.679 millones, genéricas.

El margen bruto se estableció en 10.260 millones entre enero y marzo, un 11,3% más. Por su parte, el core capital del banco alcanzó el 8,8% y el Tier 1 se situó en el 10,3%.

Atonía del mercado en créditos

La evolución de la actividad crediticia estuvo influida por la atonía del mercado. En España, el banco siguió incrementando su cuota de mercado en la concesión de créditos ICO, con una cuota que supera ya el 30%.

Los ingresos crecieron un 11%, que compara con un aumento de los costes del 7%, y a consecuencia de esta evolución, Santander generó un margen neto de 5.997 millones de euros (+14%).

El mejor comportamiento de los ingresos que de los costes permite avanzar en eficiencia, de tal manera que el ratio del grupo se sitúa en el 41,5%, un punto y medio mejor en relación a hace un año.

Depósitos y liquidez

El crecimiento de la actividad continúa más focalizado en los depósitos que en los créditos, cuya evolución se resiente por una menor demanda como consecuencia de la crisis mundial, indicó el banco presidido por Emilio Botín.

El fuerte crecimiento de los depósitos (+13%) y la activa política de emisiones (15.000 millones), unidos a las expectativas de aumento del crédito, permiten cubrir las necesidades de liquidez de casi dos años. En España, el conjunto de la red Santander y Banesto aumenta los depósitos el 18%.

Santander cerró marzo de 2010 con unos fondos gestionados de 1.284.065 millones de euros y un aumento del 4%. De este importe, 1.142.360 millones corresponden a los activos en balance, que crecen un 2%. El importe de la inversión crediticia neta del Grupo Santander se situó en 683.149 millones al cierre de marzo, con un leve descenso de tres décimas. En España, la red Santander y Banesto descienden un 5%, afectados por la menor demanda.

En cuanto a la captación de ahorro, el conjunto de los recursos de clientes gestionados por el Grupo asciende a 931.699 millones de euros al cierre de marzo (+6%).

Retribución de 60 céntimos

El próximo 1 de mayo se abonará el cuarto y último dividendo con cargo a los resultados de 2009, por un importe de 0,22 euros por acción, con lo que la retribución total para los accionistas por dicho ejercicio habrá sido de 0,60 euros por acción.

Este importe es un 7,8% menor que en 2008, ya que desde septiembre de dicho año el número de acciones del Banco ha aumentado en un 32%, debido en gran medida a la ampliación de capital realizada en noviembre de 2008.

En 2009, Santander destinó a retribuir a sus accionistas 4.919 millones de euros, un 2% más que en 2008. Es la mayor cuantía aplicada a este concepto por cualquier entidad financiera internacional, destacó el banco.