Una inversión de 123.000 millones

Los fondos FEDER de la UE crearon 1,4 millones de empleos entre 2000 y 2006

Los 123.000 millones de euros del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) invertidos entre 2000 y 2006 crearon 1,4 millones de empleos en los países beneficiarios de la Unión Europea (UE), según ha informado hoy la Comisión Europea (CE).

El FEDER, el principal instrumento financiero de la política de cohesión europea, ha tenido un "impacto innegable", según el balance del período publicado hoy por la CE, que señala a España como el principal receptor en ese período, con 26.026 millones de euros.

Los resultados de las intervenciones del FEDER han sido presentados hoy por el comisario europeo de Política Regional, el austríaco Johannes Hahn, ante representantes de los estados miembros, del Parlamento Europeo, del Comité de las Regiones y del Tribunal de Cuentas.

"La evaluación nos da la oportunidad de aprender las buenas prácticas sin dejar de mejorar los proyectos y los programas", ha dicho durante la presentación del informe que recoge cómo esta política ha contribuido a reducir las disparidades entre los estados miembros y entre las regiones.

A finales de 2006, en las regiones menos desarrolladas se crearon 710.000 empleos, mientras que en las más avanzadas fueron un total de 730.000.

Se calcula que desde 2000 hasta 2009 la política de cohesión ha aumentado el total del Producto Interior Bruto (PIB) de las regiones menos desarrolladas en un 0,5% en la UE-15 (antes de la ampliación) y el 3,7% en la UE-10 (los nuevos socios).

Estos fondos también sirvieron para apoyar a las pymes, que recibieron el 83% (22,9 millones de euros) del montante destinado a proyectos de innovación y desarrollo (I+D).

Cerca de 38.000 proyectos en I+D recibieron la ayuda financiera y se crearon más de 13.000 puestos de trabajo, según ha apuntado la CE, que destaca que la inversión nacional fue del 12% en Portugal, del 7% en Grecia y del 6% en España.

Asimismo, la política de cohesión mejoró la interconexión del transporte en Europa, al financiar la construcción de 2.000 kilómetros de autopistas, la renovación de 100.000 kilómetros de carreteras, 4.000 kilómetros de vías férreas, así como la modernización de 31 aeropuertos y 46 puertos marítimos.

La política de cohesión impulsó a las regiones en el cumplimiento de la legislación comunitaria sobre el medio ambiente, con una inversión de 25.500 millones gastados entre 2000 y 2006.

La CE destaca que el FEDER financió proyectos de abastecimiento de agua potable que beneficiaron a 14 millones de personas, y menciona los realizados en la Comunidad Valenciana mediante la construcción de plantas desalinizadoras.