En contra de lo prometido inicialmente

Reino Unido acusa a Kraft de "irresponsable" por cerrar una fábrica de Cadbury

Una comisión del Parlamento del Reino Unido ha acusado al grupo alimentario estadounidense Kraft Foods de actuar de forma "irresponsable" e "imprudente" al cerrar la fábrica de Somerdale, en contra de lo prometido inicialmente, cuando adquirió el fabricante de chocolates británicos Cadbury Inc., según informó hoy la institución en un comunicado.

El informe de Comité de Negocios e Innovación cree que está decisión ha dañado la reputación de la empresa en el Reino Unido y ha empeorado la relación del grupo estadounidense con los empleados de Cadbury.

El presidente del Comité de Negocios e Innovación del Parlamento británico, Peter Luff, solicita a Kraft que cumpla ahora todos los compromisos anunciados si quiere reparar el daño causado a su reputación con el "lamentable" manejo del cierre de la fábrica de Somerdale.

Además, el informe considera que, dada la falta de confianza en Kraft que existe en este momento, es "vital" que el Comité siga muy de cerca el cumplimiento de estos compromisos.

En este sentido, también solicita al Gobierno británico que supervise el cumplimiento íntegro de estos compromisos e invite a Kraft a que explica la falta de garantías específicas sobre el futuro de las fábricas de Cadbury en Chirk y Marlbrook, así como la ausencia de un compromiso concreto sobre la situación de los centros de I+D de Reading y Bournville.

El grupo alimentario estadounidense Kraft Foods adquirirá finalmente el fabricante de chocolate británico Cadbury después de mejorar su oferta y llegar a un acuerdo con la empresa británica que valora la compañía en 11.900 millones de libras (13.600 millones de euros), según confirmó la compañía estadounidense en un comunicado.