Guilherme Silva. Responsable de tesorería de HSBC para España y Portugal

"Las empresas deberán buscar nuevas vías de financiación"

Desde su nuevo cargo, este brasileño de 33 años dirigirá las áreas de crédito, tipos de interés y renta variable. Asegura que hay tantos retos como oportunidades

Aterrizó en la entidad británica en 2001 y hace pocos meses fue nombrado responsable de tesorería del banco para España y Portugal, puesto desde el que dirige un equipo de 22 personas. Antes de su incorporación a HSBC, Silva trabajó durante tres años para Naciones Unidas en Brasil, experiencia que, según señala, ha podido aplicar durante su carrera en la entidad financiera.

¿Cuáles son los principales retos de su nuevo puesto?

La verdad es que tengo muchos. Pero estoy apasionado por el proyecto. Quizás el más importante sea situar a HSBC entre los cinco principales bancos en las áreas en las que estamos en el mercado español, dentro lo que es mi equipo. Desde 2007 hemos dado pasos de gigante. En mercado de capitales en España estamos en el número uno si excluimos las emisiones hechas por los propios bancos. Además, somos una referencia importante para las empresas cuando quieren buscar oportunidades en mercados emergentes.

Antes había unos 20 bancos que se denominaban globales, hoy se pueden contar con los dedos de una mano los que tienen la presencia que tenemos nosotros. Creo que HSBC tiene una oportunidad única para reforzar su posición en España y no la podemos dejar escapar

¿Cómo va a afectar a las entidades financieras la retirada de las medidas de estímulo del BCE?

No va a ser positivo si se hace de una forma precipitada. No hay que salir corriendo ahora. Realmente, lo peor que puede pasar en el mercado es la incertidumbre y que el mercado esté ansioso. Si pensamos que el principal logro de las medidas de estímulo del Banco Central Europeo (BCE) fue inyectar liquidez en las economías de la zona euro, para que no se paralizase la actividad durante la crisis y tenemos que ver la repercusión de si esas medidas se empiezan a retirar.

En diciembre, el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, anunció que las ofertas de liquidez a 12 meses llegaban a su fin hace unas semanas señaló que las de seis meses pasaban de tener un tipo fijo a uno variable ligado al tipo oficial del BCE, además, las ofertas a tres meses pasan a realizarse mediante el sistema de subastas como antes y van a ser más limitadas.

Pero aún no se ha hablado del colateral utilizado por las entidades para conseguir esa financiación. Hay todavía hoy 165.000 millones de euros en ese tipo de financiación y si la retirada de estos estímulos no continúa de una forma gradual y pausada y que dé tiempo para que el sector financiero se adapte, el principal problema será un importante impacto en el sector productivo.

¿En qué posición se encuentran las entidades españolas?

Es un mito el que las entidades financieras españolas se han beneficiado más de las medidas del BCE que las entidades de otros países. Si miramos a los bancos de Holanda o Irlanda vemos que han utilizado muchísimo los mecanismos de inyección de liquidez llevados a cabo por este organismo.

Algunos expertos aseguran que la falta de crédito va a ser uno de los grandes problemas en 2010. ¿Qué opina? ¿Tiene más relevancia la caída de la demanda o el cierre del grifo del crédito por parte de las entidades financieras?

Es una realidad que el crecimiento del crédito bancario se ha ralentizado en los últimos dos años. En el último trimestre de 2009 se registró un crecimiento negativo del 1%. Según las previsiones de nuestros analistas, en 2010 se espera una contracción del crédito en España del 3%. En este escenario, muchas empresas van a buscar vías alternativas de financiación. Y nosotros vamos a facilitar ese camino. Hemos ayudado a compañías a tener acceso directo a inversores en el mercado de capitales. Podría ser un problema la restricción del crédito por parte de las entidades financieras, pero se podrán aprovechar otras oportunidades para acceder a otras formas de obtener financiación que antes no se consideraban.

Esto no sólo se plantea para ayudar a la empresa en el escenario actual, sino que crea una base sostenible de inversores con los que la empresa puede contar en un futuro y así no dependerá solamente de la banca.

Un nuevo centro económico mundial

"En HSBC creemos que el centro de gravedad económico del mundo se está trasladando de los países desarrollados a los emergentes. Esos mercados están liderando la recuperación económica mundial y generando la mayor parte del crecimiento global", destaca el responsable de tesorería del banco británico.

La presencia en esos países ha supuesto para la entidad financiera unos 8.000 millones de euros en beneficios antes de impuestos al cierre del pasado ejercicio. Según explica el directivo, la apuesta por estos mercados es firme y su objetivo es que el negocio en estos territorios representen al menos el 60% de los resultados. "No creemos que vaya a ser una cuestión de moda, sino algo realmente estructural de la economía mundial, un cambio de balance", explica Guilherme Silva. "Además, empezamos a observar la misma tendencia en los bancos españoles y europeos, que buscan diversificar sus fuentes de ingresos. Si vemos la presencia que tienen algunos bancos españoles en Latinoamérica y en otros lugares, todos van por el mismo camino", asegura.

HSBC tiene presencia en 18 países de Latinoamérica. "La demanda de empresas interesadas en entrar o expandirse en esos mercados crece día a día, lo que supone una oportunidad excelente para nosotros que no vamos a dejar escapar", añade.

Previsiones "Los tipos no subirán a corto plazo"

Hay previsiones, pero tras la tormenta económica y financiera el 2010 será un año de esperar y ver en muchos aspectos. Silva se muestra positivo y destaca que la expansión internacional será la clave del éxito para muchas empresas.

¿Qué se puede esperar de la evolución de los tipos de interés?

Nosotros pensamos que los tipos de interés a corto plazo no van a subir. Hace poco en una conferencia se le preguntó a Trichet si la subida de tipos en julio de 2011 no era un poco lejana y no dijo que sí. Esto significa que el sentimiento del mercado, y que no ha sido refutado por Trichet, es que los tipos deben subir a partir de mediados del próximo año. Pero eso no significa que la curva que está ahora muy inclinada, no se sitúe en plazos de cinco, seis o 10 años en tipos altos. Por tanto, todo lo que está ligado a corto plazo, van a continuar bajos pero la curva irá creciendo.

¿Qué repercusión tendrá esto en el mercado y en las distintas operaciones financieras?

Esto va a dar un poco más de espacio para la adaptación y la recuperación de las empresas o incluso de los hogares que tengan sus deudas ligadas a estos tipos de interés. Yo creo que la idea del BCE es proporcionar este tiempo de adaptación.

¿Qué sectores estarán más activos este año?

Yo creo que aquellos que tengan su negocio focalizado en la expansión internacional. Y los que tengan una buena parte de sus ingresos ligados a exportaciones o realmente presencia en los países emergentes. Aquí es donde se verá más actividad.

¿Qué opina de la situación del sector inmobiliario, tan ligado a la banca en España?

Nosotros aquí no tenemos banca minorista, por tanto, no nos hemos visto afectados por la situación del sector. No obstante, yo creo que es una actividad importante para la economía española y muchos de los inversores extranjeros siempre miran cómo va su desarrollo.