Prevé fabricar 500.000 vehículos

Seat se propone maximizar la producción en la planta de Martorell

El presidente de Seat, James Muir, apuntó en una rueda de prensa que, tras haber pasado "el peor año de la crisis", la compañía debe centrar sus esfuerzos de los próximos tres años, que serán "críticos", en lograr el principal objetivo de la marca: llevar la planta de Martorell hasta el máximo de sus capacidades y producir 500.000 vehículos.

"Si no llenas la fábrica, no haces dinero en este negocio", sentenció el presidente de Seat, que añadió que los beneficios no llegarán todavía este año ni en 2011.

"El futuro de Seat no estará asegurado recortando los costes, sino aumentando considerablemente los ingresos", advirtió el responsable de la firma, por lo que situó como "máxima prioridad" saturar la factoría catalana -que en 2009 estuvo sólo al 60% de su capacidad- y centrar su estrategia de crecimiento en el mercado europeo.

Para lograr estos objetivos, el presidente explicó que cuenta con los trabajadores, y confirmó que no habrá más recortes en la plantilla -después de los casi 300 despidos de mandos intermedios por bajo rendimiento en enero-. Certificó que habrá contrataciones de cara al segundo semestre en áreas no productivas y añadió que, cuando la actividad remonte, necesitará a toda la plantilla "a tiempo completo", en alusión al ERE temporal que estará vigente en la planta todavía este año.

La crisis económica en España ha lastrado los resultados del fabricante de automóviles Seat, que ha cerrado 2009 con unas pérdidas de 187 millones de euros, frente a los 44 millones de beneficio que obtuvo en 2008, según los resultados que ha presentado hoy su presidente, James Muir. Estos datos no coinciden con los presentados el 11 de marzo en Wolfsburg (Alemania) por el grupo Volkswagen, según los cuales Seat perdió el pasado ejercicio 339 millones de euros, cifra muy superior a los 78 millones negativos en 2008.