Balón de oxígeno para la empresa

Marsans respira tras lograr un crédito e inyectar los socios 14 millones

El grupo Marsans, del que son copropietarios Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual, recibió ayer un balón de oxígeno tras firmar un préstamo de 22 millones con ocho entidades financieras y realizar los socios una aportación accionarial de 14 millones. Asimismo, el grupo firmó con la banca un compromiso de espera para seguir negociando sobre otros 120 millones que adeuda.

Marsans firmó ayer finalmente con ocho entidades financieras -La Caixa, Santander, Sabadell, Banesto, Caja Madrid, Bancaja, CAM y Caja Rural de Ciudad Real- un préstamo de 22 millones para poder mantener la actividad durante la presente campaña turística. Esta cantidad se une a los ocho millones adelantados hace un mes por las primeras cuatro entidades citadas.

A esta cantidad de 30 millones se une una aportación adicional de los socios (Pascual y Díaz Ferrán, a través de varias sociedades) de 14 millones, según informó el grupo turístico. La firma del préstamo se produce en medio de la crisis en la que está sumida el grupo, que el lunes vio cómo el Gobierno intervenía su aseguradora -Mercurio- y en diciembre tuvo que cerrar su aerolínea -Air Comet-.

Marsans había solicitado a los bancos 40 millones de euros como préstamo de campaña, una práctica habitual al inicio de cada temporada y que va devolviendo a medida que avanza el año y van fluyendo los ingresos en su caja. Pero en esta ocasión la situación de extrema falta de liquidez por la que atraviesa Marsans y las peores perspectivas turísticas habían hecho a las entidades financieras más reticentes a dar el paso.

La cantidad finalmente concedida por los bancos es de 30 millones de euros, diez millones menos de los que pedía Marsans. Según las fuentes consultadas, todo estaba listo para la firma el pasado viernes, pero se retrasó al lunes, día en el que el Ministerio de Economía anunció la intervención de Mercurio por el desequilibrio patrimonial de la aseguradora. Todo apunta a que esta decisión del Gobierno hizo a alguna entidad volver a pensar su decisión. Finalmente se firmó el martes.

La concesión del préstamo de campaña no es más que oxígeno para Marsans, que viene centrando sus esfuerzos en liquidar mensualmente los pagos a las aerolíneas de IATA para que éstas le permitan seguir vendiendo billetes de avión en su red de agencias. "La operación financiera, cerrada en la fecha de hoy -por ayer- tras largas negociaciones, se ha interpretado en los mercado como un refrendo total de la solvencia y profesión de Viajes Marsans por parte de las principales entidades financieras que operan en España", dijo ayer Marsans.

Marsans ha logrado también que, junto a las citadas ocho entidades, otras diez -JP Morgan, Caixa Geral, Caja España, Caixa Cataluña, Bankinter, Popular, Caixa Penedès, HSBC, Calyon y Commerzbank- firmen un compromiso de espera para seguir negociando (stand still), por el que acceden a aplazar por un tiempo el pago del principal, aunque no los intereses, de otros 120 millones.

Además de la deuda bancaria, Marsans acumula deudas con cientos de proveedores. El grupo Orizonia, participado por Carlyle y Vista Capital (Santander), ha demandado a Hotetur (la división hotelera de Marsans) por el impago de 40 millones de euros. Los propietarios de Marsans han reconocido que desviaron hasta 143 millones procedentes de otras empresas del grupo para intentar salvar Air Comet. Esta desviación de fondos dejó prácticamente al bordo del colapso a otras empresas del grupo, como Viajes Marsans. En el sector existe preocupación sobre la dirección que tome la compañía.

Interés de un grupo turístico español

La situación financiera de Marsans es delicada pero aún así parece haber operadores interesados en su adquisición. Fuentes consultadas apuntan a un grupo turístico balear de capital español. En los últimos meses se ha comentado la posibilidad de que fuera Orizonia, participado por Carlyle y Vista Capital, aunque fuentes financieras han negado tajantemente que hubiese interés actualmente por hacerse con Viajes Marsans.

Los principales grupos con sede en Baleares del sector son Matutes, Barceló, Iberostar, Sol Meliá, Riu y Globalia. Algunas de estas compañías niegan cualquier interés en adquirir Viajes Marsans; en el caso de Iberostar no encajaría demasiado, ya que vendió su división minorista -Viajes Iberia- a Orizonia hace ya algunos años; y hay algún otro grupo con una limitada capacidad para hacer frente a una compra, que se cifra en unos 350 millones de euros.

En las últimas semanas había circulado también la posibilidad de que se vendiera a dos fondos europeos antes del verano.