Vuelve a ser atractivo

El sector tecnológico resurge de las cenizas

Vuelve a ser atractivo tras la purga de la última década

El sector tecnológico resurge de las cenizas
El sector tecnológico resurge de las cenizas

El 10 de marzo de 2000 el Nasdaq alcanzó récord en 5.048,62 puntos. El mercado tecnológico de referencia para las Bolsas del mundo alcanzaba así la máxima expresión de lo que años antes había apuntado el entonces presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan: "la exuberancia irracional de los mercados".

Durante los últimos años de la década de los noventa y los primeros meses de 2000 las puntocom tenían seducidos a los inversores. Se fue construyendo una burbuja tecnológica en torno a promesas de beneficios futuros. Y la Bolsa lo fue cotizando hasta que la realidad superó a la ficción. Desde 2000 muchas empresas han desaparecido -más de 200 fueron expulsadas del Nasdaq el primer año al caer la acción por debajo del dólar-, otras se han fusionado o han sido compradas y otras tantas han conseguido sobrevivir, no sólo a la crisis propia del sector, sino también a la financiera actual. "Las tecnológicas se han reciclado y comienzan a estar en mejores condiciones. El año pasado el Nasdaq tuvo un balance mejor al del S&P subieron el 44% y 25,4%, respectivamente y eso coincide con una mejora del beneficio", explica âscar Germade, de Cortal Consors.

El mercado ha ido purgando los excesos del pasado y hay señales evidentes de que las valoraciones vuelven a ser atractivas. Los fondos tecnológicos han ganado más de un 10% en los últimos tres meses, según datos de MorningStar y la actividad de operaciones corporaciones comienza a repuntar. "Las empresas ahora están inmersas en negocios que conocen", dice Germade.

"Es inevitable que haya más burbujas; pasará siempre", dice un experto

La tecnología, además, vuelve a ser una alternativa de inversión, según explica Alberto Roldán, responsable de análisis de Inverseguros: "Aparecen de nuevo en las carteras de los gestores. Quizás haya más interés por determinadas compañías que por el sector en general", dice. Para el experto, "los precios están más acordes ahora con la realidad después del fuerte ajuste sufrido". Para él, el máximo histórico del Nasdaq de hace 10 años "hace perder la perspectiva histórica". "No es una referencia real, tanto por la composición del índice, que nada tiene que ver con la de ahora, como por la valoración", explica.

El tiempo ha puesto las cosas en su sitio, tal y como señalan los expertos. Ahora bien, reconocen que poco se ha aprendido de aquello. La última crisis financiera, la peor desde 1929, ha mostrado que se sigue invirtiendo en función de expectativas y el nulo desconocimiento de algunos productos que se comercializan en el mercado. "Es inevitable que haya más burbujas; pasará siempre. En momentos así tienes dos alternativas: subirte o no al carro, y la mayoría se deja llevar por la corriente", asegura âscar Germade.

El Nasdaq cerró ayer en 2.358,95 puntos, un 53,3% por debajo del récord de hace 10 años.

La Bolsa española también sufrió su "exuberancia irracional"

El mercado español creó el Nuevo Mercado en abril de 2000, en pleno declive del sector. La marcha del índice fue bajista hasta que en noviembre de 2007 BME decidió eliminarlo. La salida de empresas como Terra, TPI, Móviles o Amadeus no daba lugar a otra decisión.

Terra, filial de Telefónica, fue el máximo exponente de la tecnología en la Bolsa española. Salió a cotizar en noviembre de 1999. Subió un 213%, y tres meses después valía un 1.234% más. En julio de 2005 abandonó el mercado tras una fusión con su matriz cuyo canje se estableció en 5,15 euros incluyendo dividendos. Debutó a 11,81 euros y logró récord a 157,6.