Jornada 'El futuro del sistema financiero español'

El Tesoro asegura que hay procesos de fusión avanzados que contarán con ayuda del FROB

La directora general del Tesoro y Política Financiera, Soledad Núñez, anunció hoy que de los ocho procesos de integración entre entidades financieras "bastante avanzados" que hay en la actualidad, algunos de ellos contarán con los recursos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) aprobado por el Gobierno.

Durante la clausura de la jornada 'El futuro del sistema financiero español', organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) y Deloitte, Núñez resaltó que aún no se ha cerrado ningún proyecto de fusión en el marco del FROB, pero que algunos procesos están en estudio para su aprobación.

En este sentido, aclaró que el resto de procesos que no tendrán recursos públicos podrán contar con apoyos del Fondo de Garantía de Depósitos o podrán realizarse sin ningún tipo de apoyo.

Por otro lado, la directora del Tesoro también señaló que las medias adoptadas hasta ahora por el Gobierno, como el Fondo de Adquisición de Activos Financieros (FAAF) y los avales públicos a las emisiones bancarias han permitido contener el primer embate de la crisis, pero incidió en que es necesario la puesta en marcha de "más medidas" para "encarar el futuro" del sector financiero con más confianza.

Asimismo, Núñez pidió a las entidades financieras que sigan trabajando para facilitar el crédito a familias y empresas, si bien advirtió que no es previsible que el crecimiento del crédito se sitúe en los niveles anteriores a la crisis, porque éstos estaban asociados a la burbuja inmobiliaria.

En este sentido, incidió en que la crisis financiera internacional tendrá reflejo en un "necesario" ajuste del sector financiero en España que exige adecuar la capacidad instalada a un entorno donde la demanda de servicios financieros será más moderada que en el pasado.

La directora del Tesoro valoró en este contexto que las autoridades españolas, "especialmente el Banco de España", han desincentivado mediante su acción supervisora y sus herramientas reguladoras la asunción de actividades de mayor riesgo, lo que, según indicó, supone una baza para el sistema financiero español.