Declaraciones de Miguel Martín

La banca pide a las cajas revisar su modelo y no crear 'guetos' financieros

El presidente de la Asociación Española de Banca, Miguel Martín, pidió hoy a las cajas de ahorros que revisen su modelo, porque tienen que mejorar su forma de actuar y llevar a cabo su propia reconversión, aunque para ello sugirió no caer en la creación de 'guetos' financieros.

También insistió en que en los procesos de fusión, los responsables "de su destino" son las propias entidades, por lo que tachó de "inaceptable" que digan que algunas operaciones no se han llevado a cabo porque "no estaban los instrumentos o por determinadas autoridades autonómicas".

Las cajas han hecho una "magnífica labor" en España y tienen que jugar un papel en el futuro, "seguir siendo cajas", señaló Martín durante su intervención en una jornada sobre el futuro del sistema financiero español, organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) y la consultora Deloitte.

Pero para ello, Martín recordó que las sucesivas crisis en España se resolvieron con mayor apertura y liberalización, por eso, ahora no "deberíamos ir a guetos, a compartimentos estancos", es decir, a que determinadas entidades (en alusión a las cajas) tengan "un terreno de juego distinto que el de los demás".

También insistió en que en el proceso de reestructuración financiera actual, las entidades que ya no son viables por la situación económica "tienen que disolverse, desaparecer".

La mejor solución para esas entidades es integrarlas en otra que garantice la viabilidad del conjunto, y sólo en esa ocasión Martín cree que sería posible dar dinero público, pero demandó que eso se haga sin fragmentar el mercado porque "no podemos ir a diecisiete mercados diferentes".

Se puede recurrir al dinero público sólo para ayudar a resolver las dificultades del sistema "en su conjunto" -cuando una entidad es inviable y se une a una que está bien se evita el contagio- y sin embargo, rechazó que se use para solventar problemas particulares "de personas o territorios".

Si no se impide la creación de diecisiete mercados, el negocio se deteriorará y "sufriremos todos": menos crédito, dificultad para la recuperación, más paro y más morosidad. Por eso defiende que la reestructuración del sector se haga "con anticipación, en silencio y sin darle mayor publicidad para evitar generar alarma y que sufran justos por pecadores". Además, el presidente de la AEB aseguró que la estabilidad financiera se rompe "siempre por el eslabón más débil".

Hace un año fue Caja Castilla La Mancha, entidad que intervino el Banco de España y cuya situación está "sin resolver", porque "está operando, captando depósitos pero no sabemos si dando crédito", añadió.

A pesar de esta incertidumbre y de que algunas entidades "concretas" necesitan reordenarse, el futuro del sistema financiero español es "perfectamente sólido y viable", según Martín.

Lo que sucede es que la economía real se ha "colapsado" y la financiera sufre las consecuencias de ese colapso, que podría agravarse por la reducción de ingresos ya que "da la impresión" de que la recuperación de España se retrasará.

La pérdida estimada para el total de las carteras de crédito en el conjunto de Europa es del 3,1%, recordó Martín, y la banca española lo podría pasar con "mucha facilidad" si no la ha pasado ya.

Deuda inmobiliaria

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB) negó hoy que el sector financiero español vaya a perder el 30% de la deuda contraída por el sector inmobiliario, unos 97.500 millones de euros, como pronosticó esta semana el presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio.

En declaraciones a los periodistas, Martín reconoció que hay "problemas para recuperar casi todo", pero consideró que cifrar en un 30% la cantidad de la deuda de las inmobiliarias que no se va a recuperar es un "error".

Por eso restó importancia a ese cálculo del presidente de las Cámaras de Comercio, Javier Gómez Navarro, ya que para Martín pudo ser "simplemente" un error de concepto.

Gómez Navarro consideró el martes que las entidades financieras "nunca" recuperarían el 30% de la deuda que ha contraído con ellas el sector inmobiliario en un encuentro con periodistas.