El beneficio alcanzó los 5.328 millones

La crisis penaliza los resultados de Eon, que ganó un 4,8% menos en 2009

El consorcio energético alemán Eon obtuvo en el ejercicio 2009 un beneficio neto de 5.328 millones de dólares, un 4,8% menos que en 2008, por los efectos de la crisis financiera y económica global.

Según los resultados presentados hoy por Eon y pese a la repercusión de la crisis, el beneficio Ebitda ajustado aumentó un 1% respecto al año anterior, hasta los 13.500 millones de euros, mientras que el beneficio Ebit se contrajo un 2,3%, hasta los 9.600 millones.

Las ventas cayeron un 6% y totalizaron los 81.817 millones de euros, debido a la caída de los precios en el negocio mayorista del gas, a la disminución del volumen de ventas en el Pan-European Gas, los efectos de las transacciones corrientes en Gran Bretaña y la menor generación de los activos nucleares e hidroeléctricos en el nórdico.

La dirección de Eon propondrá un dividendo de 1,50 euros por acción, prácticamente lo mismo que el año anterior.

Eon señaló que debido a las extraordinarias inversiones realizadas en 2007 y 2008, el consorcio redujo deliberadamente ese capítulo en 2009 a la todavía muy considerable suma de 9.200 millones de euros.

La mayor parte de esas inversiones fueron a centrales de generación energética, redes eléctricas y exploraciones de gas. Eon mantuvo asimismo sus inversiones en energías renovables, especialmente en proyectos de parques eólicos en EE UU.

Por regiones, el consorcio alemán obtuvo en Europa central un beneficio Ebit ajustado de 97.000 millones de euros, unos 4.800 millones de euros más que en 2008.

El consorcio achacó ese avance a la mejora de la eficiencia, al incremento en los cargos de red derivado de la regulación y a la inclusión en el ejercicio de las explotaciones francesas adquiridas en 2008.

El resultado Ebit de Pan-European Gas cedió un 33%, debido a la caída de las ventas y los estrechos márgenes de precios. La adicción del yacimiento de gas Yuzhno Russkoye tuvo un efecto positivo de 98 millones de euros.

En Gran Bretaña, el Beneficio Ebit de Eon cayó un 30%, hasta los 649 millones de euros debido fundamentalmente a la transferencia de contratos de gas al Mercado Energético y precios de mercado muy bajos.

También cedieron las ventas de los activos nucleares e hidráulicos en Escandinavia, un 35% respecto al año anterior, hasta los 535 millones de euros. Eon calificó el resultado de 2009 en su conjunto de "estable" dadas las circunstancias económicas y aventuró que el presente ejercicio estará sujeto a las mismas incertidumbres de 2009. Así, Eon espera que el beneficio Ebit crecerá entre un 0 y un 3%.