Conducta anticompetitiva

La CNC investiga a las arroceras por un posible pacto de precios

Sos y Ebro Puleva, las principales compañías analizadas

La Comisión Nacional de Competencia (CNC) ha decidido investigar la actuación de las principales compañías arroceras.

El organismo regulador encabezado por Luis Berenguer considera que las empresas -entre ellas Sos y Ebro Puleva, a través de su filial Herba Ricemills- podrían haber llevado a cabo "una posible conducta anticompetitiva que consistiría en un acuerdo de fijación del precio de compra del arroz redondo", explica en un comunicado. Junto a las dos grandes empresas del sector en España, el expediente sancionador se ha incoado contra Productos La Campana, Arroces y Cereales (Arcesa, una de las empresas que puja por el negocio arrocero de Sos), Hijos de Vicente Catalá Peiró, Arrocerías Pons, Arrocerías Rovira Ballester y Arrocerías Antonio Tomás.

La CNC explica que la conducta analizada tiene su origen en una denuncia de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) que aseguraba tener "sospechas de pacto no escrito" dentro de la industria arrocera para comprar los productos de arroz de grano redondo a 0,27 euros el kilo. A partir de ahora se abre un plazo máximo de 18 meses para que la CNC instruya el expediente y llegue a una resolución definitiva. Por el momento, las principales empresas afectadas por las investigaciones aseguran "estar tranquilas" ya que consideran que su comportamiento se ajusta a la legalidad.

DEÓLEO 0,03 2,42%
EBRO FOODS 18,51 1,37%

No es la primera vez que la CNC ve indicios de prácticas irregulares dentro del sector arrocero. El pasado mes de noviembre, abrió un proceso de información reservada para analizar si Ebro había presionado a Sos para rebajar el precio de su división de arroz, ya que es uno de los principales candidatos para hacerse con su control. Entonces, el indicio que llevó a la CNC a abrir el proceso de información reservada fue la rebaja de precios del 15% llevada a cabo por Ebro, con la podría haber tratado de influir en la política de su competidora. Entonces, Ebro justificaba esta movimiento por la caída de precios en origen. Y, al menos por el momento, parece que la CNC no ha ido más allá en esta investigación.