Fue alcanzado por una granada

Un atunero vasco escapa de un ataque de piratas en el Índico

Dos embarcaciones piratas atacaron a primera hora de esta mañana al atunero vasco 'Albatun', perteneciente a la empresa Albacora, con base en Bermeo (Vizcaya), que recibió el impacto de una granada. Aunque no se registraron heridos, el impacto causó un pequeño fuego que logró ser controlado.

Algunos tripulantes de embarcaciones españolas desplazadas al lugar, creen que los piratas han reaparecido con el buen tiempo porque "ahora el océano es una piscina" y les es más fácil acercarse a las embarcaciones.

En declaraciones a Europa Press, portavoces de otro atunero que faena en la zona aseguraron que el intento de secuestro se produjo sobre las ocho de la mañana, a 350 millas de la costa de Kenia, y en el mismo participaron dos 'esquifes'. El 'Albatun', de bandera española y con seguridad privada a bordo, respondió al ataque y logró repelerlo.

Según las fuentes consultadas, el buen tiempo facilita la labor de los asaltantes que, con peores condiciones meteorológicas, tienen mayores dificultades de avistamiento y llegada a las naves. "Ha llegado el buen tiempo, y con el buen tiempo han llegado ellos. Eso ya se sabía, tenía que ocurrir y ya están aquí", recalcaron.

Una piscina

Además, manifestaron que hasta la fecha "el tiempo había acompañado bastante, sobre todo porque la costa de Somalia es incómoda para ellos, porque no pueden trabajar con ciertas garantías".

"Estaban esperando el momento oportuno. Ahora prácticamente el océano es una piscina y era algo cantado. De hecho, estábamos un poco extrañados, porque parecían retrasarse respecto a nuestras previsiones, pero parece que han salido con fuerza", indicaron.

También se mostraron convencidos de que la seguridad a bordo se puede convertir en "un arma de doble filo" porque "ya no intentan hacer maniobras para intentar acercarse al atunero, ni avisos de disparos". "Van a ir a dar, a hacer daño, porque saben que es la única forma de apresar un barco", concluyeron.