Foro Cinco Días

Gurría aconseja a España que vincule las pensiones a la esperanza de vida

El líder de la OCDE aplaude el "coraje" del Gobierno y llama a ir más allá de los 67 años

Gurría aconseja a España que vincule las pensiones a la esperanza de vida
Gurría aconseja a España que vincule las pensiones a la esperanza de vida

Lo cómodo es decir: después de mí, el diluvio". El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, utilizó esta analogía para referirse a las críticas a los planes del Gobierno de retrasar la edad de jubilación. Gurría, que participó en el Foro CincoDías, patrocinado por Accenture y Banco Sabadell, incidió en la necesidad de la reforma al afirmar que "las decisiones hay que tomarlas hoy, y suponen una señal que mejorará la calificación crediticia y ofrecerá ventajas también hoy".

Ante un nutrido grupo de empresarios, el máximo responsable de la OCDE se felicitó por los trabajos del Pacto de Toledo y los acuerdos de la negociación colectiva, y reiteró su deseo, expresado el lunes a la vicepresidenta económica, Elena Salgado, de que se logre un pacto sobre economía entre los grupos políticos.

El que fuera ministro de Finanzas de México en el primer gobierno de Vicente Fox aportó una explicación sencilla sobre la necesidad de una reforma en el sistema público de pensiones. "No es un tema ideológico, ni moral, aunque tenga implicaciones en dichos ámbitos; es un simple problema aritmético: hace algunas décadas, los españoles vivían unos siete años después de jubilarse; hoy viven cerca de 20. Hay que resolver el cálculo actuarial, porque, si no, no se sostiene".

En 2050 habrá dos trabajadores por jubilado, frente a los cuatro de hoy, según la OCDE

Respecto a la propuesta concreta del Gobierno al Pacto de Toledo, de elevar la edad de jubilación desde los 65 hasta los 67 años, Gurría explicó que "no sólo todos los países de la OCDE se están moviendo en esa dirección, sino que algunos empiezan a pensar en vincular las pensiones percibidas a la esperanza de vida una vez cumplidos los 65 años". Esa es una de las propuestas que aparece en el informe Perspectivas OCDE: España. Políticas para una Recuperación Sostenible, que el propio Gurría presentó ayer al auditorio. En el documento se insta, además, a ampliar el periodo mínimo de cotización, el plazo para el cálculo de la pensión y los incentivos para las aportaciones a los planes privados.

Según argumentó Gurría, los criterios de los sistemas de pensiones públicos se fijaron hace 40 años, y toda su generación "creció con la lógica de que cuanto antes se pudiera jubilar, mejor. Pero en 2050 habrá dos trabajadores por cada pensionista, frente a los cuatro actuales. Estamos en una discusión sobre cómo ha cambiado la vida y el enorme retraso que llevamos en adaptarnos", advirtió, si bien reconoció que el fenómeno de la inmigración ha otorgado a España "una década de rescate que difiere algo el problema".

Reformas en tiempos de crisis

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (que asesora a la treintena de países más industrializados) se reunió el lunes con los líderes sindicales y la vicepresidenta económica, y ayer, después del Foro, hizo lo propio con los responsables de CEOE, para cenar posteriormente con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Durante su intervención, Gurría celebró "el valor, el coraje y la determinación del Gobierno español para atajar la situación", desde el plan de austeridad hasta "proyectos y reformas sociales y laborales más necesarias que nunca".

El economista mexicano lamentó que tenga que llegar una crisis con las dimensiones de la actual para que se decida adoptar reformas estructurales que serían menos duras en tiempos de bonanza. "Claro, que es más fácil pensar que, si las cosas van bien, ¿por qué arreglarlas?"

"La excesiva protección a los trabajadores fijos conspira contra las contrataciones"

Gurría desgranó en su discurso algunas de las fortalezas de la economía española (sobre todo, su sector financiero y su red de protección social), pero también sus desafíos, entre los que destacó la pérdida de competitividad acumulada y el vertiginoso crecimiento del desempleo, "que impone una carga financiera a la Seguridad Social". Por eso, destacó, "la prioridad debe ser la reforma laboral". Una reforma que debería llevar a un mercado laboral "más dinámico, para no decir más flexible, que esa palabra para algunos es un insulto". Gurría explicó que "la excesiva protección de los trabajadores fijos conspira contra la contratación de nuevo personal. Se trata de llegar a una media razonable para todos".

El líder de la OCDE celebró "algunas señales interesantes", como los acuerdos de moderación salarial, aunque reclamó que la negociación colectiva se adapte mejor a las circunstancias de la empresa "para que el ajuste se realice vía salario, no vía despidos". Por último, consideró que existe "un amplio margen de mejora" para los servicios públicos de empleo, que, a su juicio, deberían centralizarse para mejorar la información sobre vacantes a nivel nacional.