Su presidente repasa las reivindicaciones de la CECA

Ibercaja ganó un 35% menos en 2009 pero mantuvo la mora bajo control

Ibercaja celebra durante esta mañana de sábado su convención anual de directivos, con la presencia de más de 1.300 directores de oficina y altos cargos de sus servicios centrales. La cita, que cada año tiene lugar en el Auditorio de Zaragoza, ha servido al presidente de la entidad, Amado Franco, y al director general, José María Aguirre, para presentar los resultados de 2009 y los objetivos para el presente ejercicio.

Ibercaja celebra durante esta mañana de sábado su convención anual de directivos, con la presencia de más de 1.300 directores de oficina y altos cargos de sus servicios centrales. La cita, que cada año tiene lugar en el Auditorio de Zaragoza, ha servido al presidente de la entidad, Amado Franco, y al director general, José María Aguirre, para presentar los resultados de 2009 y los objetivos para el presente ejercicio.

La caja aragonesa obtuvo un beneficio atribuido el año pasado de 143,7 millones de euros, lo que representa una caída del 34,57% respecto a los datos del año anterior. Aún así, la entidad ha logrado mantener en un buen nivel la mayoría de parámetros de gestión. La morosidad, auténtica lacra del sector bancario español en los últimos 12 meses, cerró el año en Ibercaja con una ratio del 3,34% (frente al 5,05% que registró la industria, por término medio). Además, la tasa de cobertura de créditos dudosos es del 77,3%, frente al 57,5% de media del sector. En términos de solvencia, acabó el ejercicio con un core capital (el capital de máxima calidad), en el 8,78%, una de las más altas entre las firmas de tamaño grande y medio.

Antes del comienzo de la convención, Amado Franco atendió a los medios de comunicación. El presidente de Ibercaja descartó pronunciarse sobre su posible candidatura para suceder a Juan Ramón Quintás al frente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA). "Juan Ramón deja pronto la presidencia de la CECA y es evidente que el sector está buscando un sucesor, pero no es el momento de hablar de candidatos". Preguntado sobre si podría compatibilizar la presidencia de Confederación con la de Ibercaja, Franco recordó que es imprescindible para dirigir la patronal ser director general o presidente de una caja de ahorros."No perjudicaría a Ibercaja que yo presidiera la CECA", aseguró.

Reivindicaciones de las cajas

Aunque pasó de puntillas sobre el relevo de Quintás, el presidente de Ibercaja sí que habló de algunas reivindicaciones que encabeza la Confederación. "Es muy importante que las cajas de ahorros contemos con instrumentos para reforzar nuestro capital, nuestros fondos propios, sin perder nuestra naturaleza jurídica ni nuestra independencia". Este asunto es uno de los más candentes que cederá el actual presidente de la CECA a Amado Franco, en caso de que este acabe reemplazándole, una hipótesis que cada vez cobra más fuerza en el sector. Franco pidió un pacto entre los grandes partidos y los gobiernos autonómicos para "imaginar" un instrumento de capital que garantice el futuro de las cajas.

El presidente de Ibercaja también habló de los Sistemas Institucionales de Protección (SIP), el instrumento jurídico con el que se van a realizar las conocidas como fusiones virtuales. "Yo prefiero que la sociedad central sea una caja", apuntó. Hasta ahora, las entidades que más han avanzado para aplicar esta fórmula de integración, como Caja Navarra y CajaCanarias, tienen la intención de utilizar una ficha de banco, a la espera de que el supervisor les ofrezca otra alternativa.

Franco reconoció que les gustaría dar un salto de tamaño "del 30% o del 40%", pero para ello es imprescindible lograrlo "manteniendo el ADN de la caja, que se compone de independencia y buenos ratios de gestión". También recordó que "en dos ocasiones" han tratado de crecer de forma inorgánica, con la compra de la intervenida Caja Castilla La Mancha, que finalmente acabó en manos de Cajastur.

En términos de negocio, Ibercaja terminó 2009 con un crecimiento del crédito a clientes del 3,75%, cuando en la industria ha habido un leve retroceso. "Lo hemos hecho por responsabilidad con la economía", apuntó el presidente de la entidad. Para el presente ejercicio, el director general, José Luis Aguirre, adelantó que esperan mantener el nivel de beneficios.