El presidente justifica, junto con Brown, un elevado déficit

Zapatero critica los mercados que examinan Gobiernos

José Luis Rodríguez Zapatero y Gordon Brown defendieron el viernes en Londres el derecho de España y Reino Unido a endeudarse para combatir la crisis económica. Y recordaron al sector financiero que fueron sus prácticas las que han provocado el aumento de los déficits públicos.

Brown y Zapatero, dos de los últimos primeros ministros progresistas que quedan en Europa, participaron el viernes en una mesa redonda que puso fin a un seminario organizado por un centro de estudios, Policy Network, próximo al Partido Laborista británico.

El presidente del Gobierno español y el primer ministro británico, que también tienen en común la presidencia de dos países con déficits públicos de más del 10%, defendieron en el foro londinense el derecho del Estado a endeudarse para combatir la crisis.

"Vamos a reducir el déficit pero no a costa de perjudicar la cohesión social", desafió Rodríguez Zapatero a las agencias de calificación, los bancos de inversión y los especuladores, que en los últimos meses han planteado dudas sobre la sostenibilidad de la deuda pública española. El presidente del Gobierno recordó a esos operadores que "los déficit públicos actuales se han producido porque imperaron las tesis sobre el sistema financiero de los mismos que hoy exigen de manera apremiante a todos los Gobiernos reducir el déficit". "¡Vaya paradoja!", resumió el presidente del Gobierno español. Gordon Brown, que como ministro de Finanzas de Tony Blair fue uno de los principales defensores de la desregulación del sector financiero, también se mostró partidario de mantener las medidas de estímulo fiscal para "no poner en peligro la frágil recuperación". Los dos líderes mantuvieron después un encuentro bilateral en Downing Street, residencia oficial del primer ministro británico.

Zapatero muestra así su apoyo a Brown en un momento en que todas las encuestas le dan como perdedor frente al líder conservador David Cameron en las elecciones del próximo mes de mayo.

El líder español parece haber fraguado con el británico una de las relaciones más estrechas de las que mantiene con sus homólogos europeos, sólo superada, probablemente, por la que le une al presidente francés, Nicolas Sarkozy.

El fin del estímulo fiscal divide a los economistas

La decisión del Gobierno británico de retrasar el recorte del gasto hasta 2011 y mantener las medidas de estímulo fiscal ha dividido a los economistas, entre los que reclaman que se adelante el ajuste fiscal para reducir el déficit y los que apoyan la medida del Ejecutivo de Gordon Brown de retrasar los recortes del gasto para no poner en riesgo la recuperación económica. En dos cartas enviadas al diario The Financial Times, más de 60 economistas apoyan la decisión del ministro de Finanzas, Alistair Darling, de retrasar los recortes del gasto hasta 2011 y advierten de los riesgos que supone para la frágil recuperación adelantar un "imprudente" recorte. Responden así a otros 20 economistas que escribieron una carta en The Sunday Times la pasada semana apoyando la postura del Partido Conservador de que el ajuste fiscal debe comenzar este año.