_
_
_
_
Rebaja su participación en P&G y en J&J

Buffett vuelve a reducir el peso de las petroleras en su cartera

Warren Buffett está rectificando lo que calificó como "error" y en el cuarto trimestre se ha deshecho de parte de su cartera en ConocoPhillips. Además ha reducido también participación en Exxon. El inversor, que se hizo con la ferroviaria Burlington Northern Santa Fe, ha reordenado su cartera para acomodar esta inversión.

El inversor más estudiado del mundo, Warren Buffett, presentó ante la SEC el informe de sus movimientos de cartera en el cuarto trimestre, un periodo en el que estuvo captando capital para hacerse con la mayor compra de su carrera, el gigante del transporte ferroviario, Burlington. Los cambios en sus holdings están destinados a enmendar apuestas que considera erróneas y a acomodar esta compra. El que considera un "error" fue entrar en el capital de ConocoPhillips en 2008 cuando los precios del crudo estaban en uno de sus momentos más altos.

Buffett, que es la personificación del inversor valor, un hombre que compra cuando las acciones están bajas, ya se ha deshecho de acciones de ConocoPhillips en cinco ocasiones más. Esta vez, también ha vuelto a rebajar su exposición en la petrolera Exxon y en dos empresas que se consideran seguras dentro de un entorno de recesión: Procter & Gamble, la mayor empresa de productos de consumo del mundo, y Johnson & Johnson, una multinacional en los sectores de farmacia y parafarmacia. En la primera Berkshire Hathaway, se queda con el 3% y sigue siendo el cuarto mayor accionistas. En J&J, sin embargo queda por debajo del l%.

Estos valores ya empezaron a perder peso en su cartera cuando Buffett tuvo que recomponer de nuevo sus inversiones para captar capital y tomar una participación del General Electric y Goldman Sachs. Entonces, el inversor compró en condiciones muy ventajosas unas participaciones que estaban siendo severamente castigadas durante el peor momento de la crisis. La llegada del capital a estas dos firmas se percibió como un voto de confianza de Buffett a ambas empresas en el momento que más lo necesitaban.

Otras empresas en las que Berkshire Hathaway resta son Carmax, el mayor vendedor de coches usados del país, Suntrust Banks e Ingersoll Rand, un fabricante de bienes de equipos.

En el lado de las compras, Berkshire sumó en su cartera a Iron Mountain una compañía de gestión de información, Republic Services (recogida de basuras y reciclajes), duplicó las compras en Wal Mart y volvió a subir su participación en su firma favorita: Wells Fargo, un banco que cree que es el mejor gestionado del país y en el que pondría todo su dinero si tuviera que elegir.

Incógnita en el sector de la salud

Uno de los sectores que ha perdido el favor de Buffett es el de las aseguradoras de salud. El inversor ha rebajado un 65% su participación en UnitedHealth, la mayor firma del sector del país y ha hecho lo mismo con una de sus competidoras, WellPoint. Con todo, la participación de esta última está valorada casi al doble, 78,6 millones de dólares, que la anterior.Las acciones de estas compañías se abarataron durante el debate sobre la reforma de la sanidad en EE UU y luego volvieron a subir. Es una cuestión que sigue pendiente pero que está en punto muerto debido a la incapacidad del Congreso para llegar a un acuerdo. La propuesta demócrata, que los republicanos rechazan de plano, es obligar a que todos los ciudadanos tengan un seguro médico. Eso daría a estas aseguradoras 30 millones de nuevos clientes, al menos, y la posibilidad de rebajar precios al tener más clientes en sus pools de riesgos. Dada la situación, la incertidumbre rodea a estas firmas a las que tampoco acompaña la simpatía popular ya que una filial de WellPoint ha subido sus primas entre un 25% y un 39% en California.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_