El euro se dispara un 1,4%

Los rumores de apoyo a Grecia dan oxígeno a los mercados

La presión sobre España y el resto de las economías periféricas de la zona euro disminuye. Ayer, el diferencial de los bonos españoles y alemanes a 10 años bajó 8,9 puntos básicos, hasta los 88,8. Mientras, el euro avanzó un 1,4% y el Ibex, un 0,68%, hasta 10.275,4 puntos.

La jornada de ayer distó mucho de ser tranquila. La volatilidad volvió a ser la reina de los mercados: el Ibex osciló más de 250 puntos entre el máximo y el mínimo de la sesión, aunque logró cerrar en 10.275,4, tras avanzar un 0,68%. Mientras, el euro se disparó un 1,4%, su mayor avance diario en casi ocho meses, hasta los 1,38 dólares.

Los mercados se movieron desde el primer hasta el último minuto a golpe de rumores. En torno a las 14.00 (hora española) se conoció que Jean-Claude Trichet, presidente del BCE, había adelantado su regreso de Australia. El mercado especuló con la posibilidad de que el adelanto se debiera a un plan de apoyo concertado a Grecia.

Horas más tarde, con las Bolsas europeas ya cerradas, Financial Times Deutschland y Bloomberg, publicaron que el Gobierno alemán planea ayudar al país heleno. El remate lo dio Olli Rehn, que hoy asume el cargo de comisario de asuntos económicos de la Unión Europea, quien confirmó que barajan apoyar a Grecia en "el amplio sentido de la palabra".

Las Bolsas y los bonos de los países periféricos de la zona euro experimentaron mejoras contundentes. El parqué heleno se disparó un 4,96% y el portugués subió un 0,83%. Los índices de los países de la primera línea europea, como el Footsie británico, el Cac francés y el Dax alemán también experimentaron subidas, pero más escuetas, de entre el 0,15% y el 0,38%.

Las primas de riesgo de la deuda periférica bajaron de forma significativa. El diferencial del bono español frente al alemán bajó cayó los 88,8 puntos básicos (equivalentes a un 0,888%) desde los 99,9 del martes. Igualmente, el del portugués bajó hasta los 144,6 puntos básicos desde los 162,6, y el del griego se situó en los 320,6 puntos frente a 362,5.

El final fue feliz, pero los inversores tuvieron que sufrir, puesto que la volatilidad se mantuvo por todo lo alto, especialmente en la renta variable. "Parece que hemos vuelto a las sesiones de alta tensión, en las que las oscilaciones son extremadamente bruscas", señala Miguel Castells, de Finanduero. La Bolsa española, pese a permanecer una buena parte de la sesión en negativo, logró cerrar en positivo. Aunque el balance anual dista de ser halagüeño, puesto que retrocede un 13,94%. Los valores que más subieron en la sesión de ayer fueron Gamesa (3,51%), Ferrovial (2,95%), Telecinco (2,37%) y Santander (2,24%). El volumen, sin embargo, fue notablemente inferior al de las sesiones de caídas. Se negociaron 4.267 millones de euros, cuando el pasado jueves (el día en que el Ibex se desplomó un 5,94%) se movieron 7.918 millones.

En EE UU, también se impusieron las subidas, de la mano del sector financiero. Al cierre, el S&P 500 subió un 1,3%; el Dow Jones, un 1,52%; y el Nasdaq, un 1,17%.

La cifra

144,7 puntos básicos fue el cierre de ayer de los CDS de los bonos españoles a cinco años, según Bloomberg. El lunes cerraron a 166,3.