Bolsa de Nueva York

Wall Street cede un 3,5% en enero, y registra su peor caída en casi un año

El mercado retomaba los números verdes en la última sesión de la semana y del mes en respuesta al sorprendente buen dato del PIB, junto a otros buenos datos macro y a unos resultados empresariales positivos. Pero a medida que avanzó la sesión, las dudas y la desconfianza volvieron a adueñarse del parqué. Los bajistas tomaron posiciones y las ventas se extendieron. El Dow Jones se dejó un 0,52%, con un recorte mensual del 3,53%, su mayor caída en 11 meses.

Para explicar estas caídas, al margen de indicadores económicos y resultados empresariales, a lo largo de las últimas semanas, la decisión de China de restringir el crédito provocó gran temor entre los inversores por la posibilidad de que la recuperación económica sufriera un fuerte frenazo. Junto a ello, las dudas sobre la deuda soberana de Grecia siguen siendo un foco de incertidumbre en los mercados, a lo que se sumó la decisión de Obama de limitar el tamaño y las actividades del sector financiero. Así, el sector financiero ha sido el principal damnificado.

La decisión de la Fed -de la que finalmente Bernanke seguirá al frente tras su confirmación por parte del Senado- de mantener su política de tipos en mínimos históricos por un "periodo extenso de tiempo", así como el mensaje más optimista sobre el panorama para la economía estadounidense que trasladó esta semana, tampoco ha conseguido calar y animar a los inversores.

El Dow Jones bajó un 0,52% hasta los 10.065 puntos, y cierra la semana con un descenso del 1,04% y un retroceso mensual del 3,53%. El S&P 500 se ha dejado un 0,99% hasta las 1.074 unidades, con un balance semanal y mensual negativo del 1,64% y del 3,7%, respectivamente. Por su parte, el tecnológico Nasdaq registró una caída del 1,45% hasta los 2.147 puntos, con recortes semanales y mensuales del 2,63% y del 5,4%.

MICROSOFT 216,23 0,62%
WAL-MART STORES, INC. 143,85 0,21%
DOW JONES 28.335,57 -0,10%

Datos macro

El mercado ha acogido muy positivamente el dato preliminar del PIB estadounidense, el indicador más esperado en las últimas jornadas. La economía de EE UU ha dado hoy la sorpresa positiva. Según las primeras estadísticas del departamento de Comercio, el PIB se expandió a un ritmo del 5,7% en el cuarto trimestre después de crecer al 2,2% en el tercero, y frente al 4,7% previsto por los analistas.

Es la mejor evolución desde el tercer trimestre de 2003, aunque la fortaleza de la recuperación no ha podido compensar la situación económica del primer semestre del año, por lo que 2009, con una contracción del 2,4%, supone el peor dato desde 1946.

También se han conocido hoy otros indicadores macro que han destacado positivamente. Como la confianza de los consumidores de Estados Unidos en la evolución de la economía y de sus finanzas personales divulgados por la Universidad de Michigan o el PMI de Chicago. Este último subió en enero hasta el 61,5%, desde el 58,7% de diciembre.

El índice de la Universidad de MIchigan, elaborado a través de consultas periódicas en quinientos hogares del país, subió en enero hasta los 74,4 puntos, 1,9 más que el mes anterior y 1,2 más de lo que se había calculado inicialmente, alcanzando su nivel más alto en los dos últimos años. Otros cálculos similares de la entidad privada de análisis The Conference Board difundidos el pasado martes también apuntaron a un incremento de la confianza en enero, por tercer mes consecutivo.

Por su parte, el índice de costes laborales subió un 0,5% en el cuarto trimestre de 2009, por encima del alza del 0,4% previsto por los analistas. El indicador del cuarto trimestre aumentó un 0,1% frente al dato registrado en el trimestre anterior.

Asimismo, el consumo personal en EE UU subió también más de lo previsto en el cuarto trimestre. Ascendió un 2% frente al 1,8% previsto por los analistas, aunque esa subida es menor a la registrada en el trimestre anterior, cuando creció un 2,8%.

Pero pese a esta batería de indicadores, que han estado por encima de las expectativas, el mercado no consigue reponerse, y las ventas se han impuesto una jornada más.

A lo largo de la semana, el frente macroeconómico, hasta conocer los indicadores de la jornada de hoy, ha lastrado a la Bolsa de Nueva York. Las cifras del mercado laboral han ido minando la confianza de los inversores, tras observar que la tasa de desempleo continuaba en el 10%. En este sentido, el presidente de EE UU, Barack Obama, señaló el miércoles durante su primer discurso sobre el Estado de la Unión, que la creación de empleo será la prioridad de su administración en este año.

Además, los datos sobre el mercado inmobiliario conocidos los últimos días tampoco han estado a la altura de lo esperado. Las ventas de viviendas nuevas y de segunda mano no despegan y siguen muy por debajo de las expectativas, al igual que la sorprendente subida en las solicitudes de subsidio por desempleo.

Datos micro

La temporada de presentación de resultados del cuarto trimestre ha centrando la atención del mercado en lo referente a noticias corporativas las últimas jornadas. Y esos resultados han sido por lo general muy positivos, con algunas gratas sorpresas, y algún resbalón, especialmente en el sector financiero.

Según un informe realizado por la agencia Bloomberg, de las 192 empresas que han presentado sus cuentas desde el pasado 11 de enero, 153 han batido las expectativas del mercado. Por otro lado, de las compañías del S&P500 que ya han presentado sus cuentas, el 80% han estado por encima de las previsiones del mercado. Entre ellos, destacaron los de Google que ha vuelto a batir las previsiones de los expertos.

La noticia corporativa más sorprendente los últimos siete días, al margen de la presentación del nuevo iPad de Apple entre las tecnológicas, se ha producido en el sector automovilístico. El grupo Toyota, primer fabricante mundial de automóviles, ha tenido que tomar una decisión sin precedentes. Ha tenido que suspender temporalmente la producción y las ventas en el mercado estadounidense de ocho modelos -lo que supone el 56% de las ventas en EE UU (incluido el Camry, el coche más vendido, y el Corolla), debido a que pueden presentar un defecto en el acelerador.

En la jornada de hoy, la petrolera Chevron, la segunda mayor de Estados Unidos, anunció que finalizó el ejercicio de 2009 con un beneficio neto de 10.483 millones de dólares, un 56,2% menos que el año anterior. Logró una ganancia de 1,53 dólares por acción en el último trimestre de 2009, inferior a lo que esperaban los analistas, aunque sus ingresos superaron las expectativas.

También presentaron resultados tras el cierre de sesión de ayer, Microsoft y Amazon.com, y superaron en ambos casos las expectativas de los analistas. Microsoft aumentó su beneficio neto un 60%, hasta los 6.660 millones de dólares y su facturación fue un 14% mayor que en 2008, apoyada en las ventas de Windows 7. Pese a ello ha liderado los descensos hoy (-3,19%). Por su parte, Amazon disparó su beneficio un 70%, hasta los 384 millones de dólares, y su facturación aumentó un 42%.

Fuera de los resultados corporativos, Goldman Sachs ha elevado su recomendación sobre Wal Mart hasta comprar, desde la anterior de neutral, lo que ha permitido a sus acciones liderar las subidas en el Dow (1,77%), sólo por detrás de Home Depot.

Petróleo

El precio del crudo de Texas terminó hoy enero con un descenso acumulado del 8,15% en lo que va de año, y el barril ha cerrado en 72,89 dólares. Sólo durante la sesión de hoy, la última del primer mes del año, los contratos de futuros de esta materia prima con vencimiento en marzo se abarataron el 1%, ya que terminaron la sesión 75 centavos más baratos que el jueves.