Jean-François Meymandi. Analista de servicios y energía solar de SAM

"Las renovables ayudan a salvar el mundo y también dan dinero"

Este experto opina que la energía 'verde' será rentable aun sin subsidios públicos.

Jean-François Meymandi es el analista de servicios y energía solar de SAM, Sustainability Asset Management, gestora de fondos especializada en empresas sostenibles. Entre los fondos que maneja están el Sustainable Water Fund, que el año pasado ganó un 38,8%, y el Smart Energy Fund, que ganó un 77,59%, y que se reparte entre las renovables, el gas natural, y la distribución.

¿Por qué prefieren pequeñas y medianas empresas que las más grandes?

Si no quieres estar solo en servicios, que son las grandes en energía, tienes que moverte entre las pequeñas, porque las renovables son un sector nuevo. Tendrán que crecer, cambiarán, algunas se consolidarán, otras crecerán y otras desaparecerán.

Hay pocas empresas españolas en su cartera.

Tenemos a Red Eléctrica, porque si crees en renovables, crees en la transmisión. Creemos que habrá un desarrollo en la transmisión en España, que tiene un problema de tiempo de conexión a las nuevas instalaciones de renovables. La red entre Francia y España también es débil. En cuanto al resto, hay pocos valores puros en cuanto a renovables en España. Iberdrola Renovables es uno de ellos, pero tal como están de altos los precios de la electricidad, creemos que hay oportunidades mejores a corto plazo.

¿Y Gamesa?

Sus principales clientes son las empresas de servicios, que no están pasando su mejor momento, y la mencionada Iberdrola Renovables. Es difícil que Gamesa invierta mucho más de lo que planearon. Nos parece una empresa muy bien gestionada, y de hecho es el único representante de Energía Limpia en el Dow Jones Sustainability Index, que gestionamos nosotros. Nos gusta la y la miramos con atención a medio plazo, creemos que 2011 será un año mucho mejor para la manufactura de turbinas.

¿Cómo ve el asunto de los subsidios? ¿Deben temer los inversores que el sector deje de ser rentable?

Ahora mismo las renovables no serían competitivas sin subsidio. Pero el mercado de solar y eólica es muy pequeño. Son ayudas temporales para llegar a un punto en el que no haga falta subsidio. Los inversores no tienen por qué tener miedo de que se acaben, porque los costes están bajando. Lo importante son las tasas de rendimiento, que deben ser constantes y no sobrecalentarse. Ese fue el problema en España en 2008 con la regulación anterior; los costes bajaban muy rápido y las subvenciones se mantenían. El sistema inteligente es el actual, imitado del modelo alemán, que baja gradualmente las ayudas. Todos tienen ese sistema, salvo EE UU, que tiene un modelo muy complejo. Las renovables son rentables; ayudan a salvar el mundo, pero también hacen dinero.

Tienen un tercio de su cartera en Asia. ¿Cuáles son las mejores oportunidades allí?

Asia es dónde más va a crecer la producción de energía renovable. China tiene un enorme problema de contaminación. Se lo están tomando en serio. En India el 50% de la gente no tiene acceso a electricidad, y pasarán de no tener electricidad a usar renovables, igual que pasaron directamente a tener teléfonos móviles.

Tienen un 14,7% de su cartera en eficiencia, y un 42,2% en distribución, sobre todo en empresas estadounidenses. ¿Por qué allí?

Deben reformar a fondo su red, pierden más del 10% de energía que generan. En Europa es en torno al 3% o 4%, y también hay posibilidades de mejora, por ejemplo en España e Italia, pero en EE UU más todavía. El problema es a nivel nacional, y tiene que ver con las leyes municipales.

¿Por qué invierten también en gas natural, un 16,5%?

Se trata de sustituir el carbón, pero la demanda de energía se duplicará en 40 años. No es posible hacerlo sin combustibles fósiles, y dentro de ellos, el gas natural es el más interesante. También invertimos en geotérmica, en baterías y en luces LED.

¿Qué ventajas tienen las renovables frente a otros sectores cotizados en Bolsa?

Para los inversores institucionales es un sector defensivo. Suena realmente extraño, porque son compañías bastante volátiles, pero conoces el precio de la electricidad en los próximos 20 años, así que conoces el retorno. Tu contraparte es el Estado, y las tasas de rendimiento están en torno al 10%. El único peligro es si no tienes ni viento ni sol, y en ese caso tendrías peores problemas de los que ocuparte.

Diversificación por regiones

SAM gestiona 10.000 millones de euros en sus carteras, y dos tercios de ellos están relacionados con los Índices de Sostenibilidad de Dow Jones, que ellos mismos gestionan. El otro tercio son fondos de gestión activa y capital riesgo.

La compañía nació en 1995 y desde 2007 pertenece al grupo Robeco, de Rabobank. Martijn Oosterwoud, especialista en inversión de la compañía, señala que ofrecen productos diversificados por regiones, en todo el mundo. Los fondos de SAM intentan diferenciarse de sus competidores.

Por ejemplo el Smart Energy Fund no invierte en Vestas, el mayor fabricante de turbinas eólicas del mundo. "Nuestros competidores lo tienen", cuenta Oosterwoud. "Vestas es extremadamente grande, muy bien gestionada, pero preferimos compañías más pequeñas". En 2008 el fondo cayó un 55%, peor que el MSCI World Index (40%), pero anteriormente lo superó y también en 2009: un 77% frente a un 27%.

La empresa más representada en la cartera del Smart Energy es Canadian Solar, una empresa china que se denomina así para evitar el "rechazo por ser china", explica Oosterwoud. De aquel país también destacan JA Solar y Trina, y de Brasil, Cemig, también de renovables. Hay cuatro empresas de distribución y eficiencia estadounidenses: ITC Holdings, Quanta, Northeast y Fuel Systems, y dos italianas, Tema Rete Eletrica (la equivalente a REE) y Snam Rete Gas, distribuidora de gas natural.