Los consejeros de Sacyr no acuden al consejo

Brufau cierra en falso la crisis en Repsol pese al apoyo de La Caixa

La hábil decisión de Sacyr de no acudir al consejo de Repsol convocado para respaldar a su presidente ha hecho que se cierre en falso la crisis por el posible relevo de Antonio Brufau, a pesar del apoyo que recibió del segundo accionista, La Caixa. Distintas fuentes aseguran que la situación ahora es insostenible y urge una solución rápida.

Brufau cierra en falso la crisis en Repsol pese al apoyo de La Caixa
Brufau cierra en falso la crisis en Repsol pese al apoyo de La Caixa

Como muchos esperaban, finalmente, Sacyr, no destapó sus cartas en el consejo extraordinario de Repsol que se celebró el viernes a instancias de su presidente, Antonio Brufau, en el que éste pedía a los accionistas que le ratificaran en su cargo y también su gestión. De hecho, el grupo constructor, primer accionista de la petrolera, con el 20% del capital, ni siquiera jugó la partida, ya que sus tres consejeros dominicales (el propio presidente de Sacyr, Luis del Rivero, Juan Abelló y José Manuel Loureda) no acudieron al mismo, tras la decisión unánime de su propio consejo celebrado el jueves por la tarde.

El resto de consejeros, los que representan a La Caixa, segundo accionista de la petrolera, con el 12,7%, y los independientes, votaron a favor de la ratificación solicitada por Brufau, tal como comunicó Repsol a la CNMV a primera hora de la tarde.

Según aseguran fuentes solventes, la decisión de Sacyr de ni asistir al consejo ni delegar su voto se explica por distintas razones. Por un lado, la constructora evitaba así un enfrentamiento abierto y personal en el consejo de Repsol entre Rivero y Brufau, cuyas posiciones son del todo irreconciliables, y que habría resultado "altamente desagradable". Además, con su ausencia, aconsejada por el propio Gobierno, Sacyr evitaba perder la votación, pues La Caixa había anunciado de antemano que apoyaría a Brufau, al que ella misma nombró hace cuatro años.

REPSOL 8,35 -1,37%

Sacyr considera, por otro lado, que no debe librar su batalla (aspira a hacer valer su 20% en Repsol, entre otros, con el relevo de Brufau) en el consejo de la petrolera, sino con el resto de los accionistas. Y también, subrayan varias fuentes, buscando el apoyo del Gobierno.

Disensiones en Sacyr

La decisión de no asistir al consejo, añaden, ha permitido a la constructora sustanciar las discrepancias internas entre sus propios accionistas, que discurrían entre la posición de Rivero, partidario de acudir y votar que no, y la de Juan Abelló (tercer accionista de Sacyr, con un 10%) más proclive a la abstención, de evitar la confrontación y, sobre todo, de no colocar a La Caixa (y al Gobierno) entre la espada y la pared.

La conclusión que extraen las distintas partes respecto a la situación es que el consejo del viernes, pese al apoyo de la entidad catalana (atrapada por su compromiso frente a Antonio Brufau), ha servido para que el mercado "visualice claramente una crisis que, hasta ahora, se limitaba al ámbito de las especulaciones". Por lo tanto, los accionistas no sólo no renunciarán al relevo del presidente, sino que creen éste debe acelerarse, pues la situación generada es insostenible para una compañía cuyo negocio se mueve en un entorno complicado.

Lo que también parece cada vez más claro (porque, según fuentes empresariales, se opone La Caixa, el Gobierno y los accionistas minoritarios de Sacyr) es que Luis del Rivero no sería el sustituto de Antonio Brufau. Se mantiene la opción de un candidato de consenso, que, al menos, zanje la actual crisis.

Temor interno a un proceso judicial

A la vista del orden del día del consejo extraordinario de Repsol convocado por Antonio Brufau el pasado miércoles, tras desvelarse las intenciones de sus dos principales accionistas de consensuar su relevo en la presidencia, algunos consejeros de la petrolera han expresado su temor a una posible judicialización del conflicto.

Además de la ratificación de su gestión y la confirmación en su cargo, Brufau pedía también que se aprobaran "acuerdos relativos al grado de cumplimiento por parte de los consejeros de sus obligaciones de gobierno corporativo", en alusión a las obligaciones de confidencialidad y a las filtraciones en prensa que puedan realizar los accionistas en beneficio propio y que perjudiquen a la compañía. Según fuentes jurídicas, la aprobación de este punto deja la puerta abierta a algún tipo de denuncia en los tribunales contra algún consejero, como el propio Luis del Rivero, que en algunas declaraciones aseguró en diciembre que los fondos de inversión podrían abandonar el capital de Repsol. El temor responde también al hecho de que en el último punto del orden del día figura la aprobación del acta de la sesión, cuando lo habitual es que el acta de un consejo se apruebe en el siguiente.

Por lo tanto, Brufau tendría las manos libres para acudir ya a algún tribunal, algo que descartan en Repsol. Fuentes de la petrolera consideran que el deber de confidencialidad y fidelidad es una medida que exigió el propio Rivero en el polémico consejo de noviembre, donde se aprobó un recorte del dividendo a cuenta del 19%, y que demandaron algunos consejeros en el último de diciembre, al entender que se habían incumplido con ciertas declaraciones de Sacyr.

La partida de ajedrez de Juan Abelló

El papel más complejo en los últimos días en el culebrón de Repsol lo ha desempeñado Juan Abelló. Y a juicio de observadores externos, "ha jugado sus cartas con brillantez". Con una participación del 10% en Sacyr Vallehermoso, influencia directa en la gestión de la constructora y un puesto en el consejo de la petrolera, el empresario fue llamado días atrás por Antonio Brufau para que manifestara su presumible discordancia con Luis del Rivero sobre la crisis desatada en Repsol. Una petición que algo caló en Abelló y, al parecer, determinó la ausencia de los tres representantes de Sacyr Vallehermoso del consejo del viernes.

"Al faltar a la reunión, Juan Abelló ha conseguido evitar una batalla perdida en Repsol porque Sacyr no tenía mayoría contra Brufau en la votación en que se iba a ratificar la gestión y continuidad del presidente", cita un buen conocedor del empresario, "al mismo tiempo ha cumplido con la palabra que ha podido comprometer con Brufau de evitar una batalla en el seno del consejo".

Los consejeros de Sacyr tuvieron una intensa reunión el jueves en la que el presidente, Luis del Rivero, marcó la línea de negar el voto de confianza al primer ejecutivo de Repsol, por provisional que este respaldo pudiera resultar. Un argumento que fue adoptado unánimemente, pero con importantes matizaciones de consejeros como Abelló. Para estos era mejor no acudir a la cita con Brufau que dinamitar el consejo e ir en contra de las recomendaciones del Gobierno de rebajar la tensión.

Gas natural

l Pese a las especulaciones sobre una posible vuelta de Antonio Brufau a la presidencia de Gas Natural, cargo que ocupó hasta el año 2004, si tuviera que abandonar la de Repsol, fuentes empresariales lo descartan rotundamente.

l Sí parece muy claro que pase lo que pase con la petrolera, la intención de La Caixa es proteger y reforzar a la gasística (ya fusionada con Fenosa), cuyo capital comparte con Repsol: en un 34% y un 30%, respectivamente.

Sebastián, con Brufau

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, subrayó el viernes por la tarde su confianza "en los accionistas de Repsol y en su presidente, Antonio Brufau", al tiempo que espera que no se haya producido "ningún daño" en la imagen de la petrolera española.