Es la mayor operadora de Latinoamérica

Slim fusiona América Móvil y Telmex para reducir costes y apostar por la convergencia

El magnate mexicano Carlos Slim ha seguido con sus posesiones en telecomunicaciones el mismo camino que muchas grandes operadoras, Telefónica entre ellas. Primero creó su imperio sobre la base de un monopolio de telefonía fija y desde ahí desarrolló también la parte móvil del negocio. Cuando la tecnología celular se consagró, Slim segregó esta actividad de la telefonía fija, para crear una empresa cotizada capaz de crecer, expandirse y desarrollar todo el potencial del móvil. Ahora que el proceso de crecimiento acelerado ha concluido, que los clientes piden ofertas convergentes que sumen todas las tecnologías y que el ahorro de costes ha pasado a primer plano, se vuelve al principio, a la integración.

Y así lo harán las dos compañías de Carlos Slim, América Móvil y Telmex, con la diferencia de que es la hermana pequeña -la primera- la que se come a la mayor, con una oferta en acciones valorada en 14.500 millones de euros. América Móvil anunció ayer una propuesta para hacerse con las acciones de Telmex -la operadora de telefonía fija de México- y de Telmex Internacional -dueña del resto de los activos fuera del país- para crear un gigante de las telecomunicaciones, capaz de competir mejor sobre todo con Telefónica, el principal rival de Carlos Slim en Latinoamérica.

La compañía celular creada por el magnate mexicano, América Móvil, se ha convertido en la mayor operadora de Latinoamérica en su campo, por delante de Telefónica. Y a ella se unirá Telmex, con una cuota de mercado del 80% en la telefonía fija mexicana, toda una máquina de ganar dinero.

Entre las tres compañías, crearán un compañía de más de 100.000 millones de dólares de valor en Bolsa, que cotizará muy cerca de Telefónica y Vodafone. Y lo hará más si logra su objetivo de reducir costes y presentar ofertas más competitivas a los clientes, y recupera así el favor bursátil que había perdido en los últimos meses.