La cuota de mercado mundial aumentó hasta el 3,7%

Renault redujo un 3,1% sus ventas en 2009 con 2.308.626 vehículos

Renault redujo un 3,1% sus ventas en 2009 con 2.308.626 vehículos, y eso pese a que consiguió evitar una caída en Europa occidental que constituye su principal mercado, anunció hoy el grupo automovilístico francés.

Renault subrayó, en un comunicado, que su comportamiento en un contexto de crisis fue ligeramente mejor que la globalidad de sus competidores, ya que su cuota de mercado mundial aumentó una décima hasta el 3,7%, y que la marca que da nombre al grupo subió el pasado año un puesto en Europa Occidental (gracias esencialmente a sus modelos Mégane y Twingo) para situarse en tercera posición.

Las matriculaciones de Renault en Europa occidental progresaron un 1,5% con 1.529.530 vehículos, gracias esencialmente al mercado doméstico francés, donde el plan de primas al desguace le permitió lograr un incremento del 7,3% con 702.083 unidades, explicó.

Una evolución muy distinta se registró en España, donde la marca del rombo retrocedió un 15,3% con 115.217 vehículos, pero su comportamiento fue menos malo que el del mercado en su conjunto (que retrocedió más del 20%), de modo que su cuota de mercado subió seis décimas hasta el 10,9% y fue líder.

También elevó su cuota de mercado en Francia (seis décimas al 26%) y en los otros dos países más importantes en términos de ventas: Alemania con una subida de seis décimas hasta el 6% (240.153 matriculaciones) e Italia (alza de cuatro décimas al 5,3% (124.271).

El gran varapalo de la crisis Renault lo recibió fuera de la Europa occidental donde los planes gubernamentales al sector han sostenido la compra de coches, ya que allí colocó 779.096 vehículos, lo que significa un bajón del 10,9%.

Si se examina la evolución por regiones, el mayor descenso en términos relativos se produjo en la zona que la compañía denomina Eurasia (-38,2% con 80.426 vehículos), y que incluye en particular Rusia, donde las ventas de coches se desplomaron.

También fue bastante negativo el comportamiento de la región Euromed, con un descenso del 12,3% con 240.499 unidades, y el de América, donde la baja global fue del 7,5% con 235.757.

Así en Argentina la disminución fue del 11,7% (61.009 matriculaciones), pero pese a todo logró incrementar su cuota de mercado en cuatro décimas hasta el 12,4%.

En Brasil perdió peso relativo (cuatro décimas menos al 3,9%) aunque logró aumentar los volúmenes un 2,1% hasta 117.524 vehículos.

En Colombia la progresión fue tanto en volumen de ventas (+1,9% pese a que el mercado perdió un 15,6%) como en cuota de mercado (2,8 puntos más hasta el 16,4%).

Las diferentes marcas de la compañía tuvieron comportamientos muy contrastados, ya que mientras Renault retrocedió un 7,8% con 1.860.877 vehículos, Dacia subió un 20,5% hasta 311.282 (en Europa se disparó un 91% con 214.000 unidades) y la surcoreana Renault Samsung Motors ganó un 30,6% con 136.467.

La filial rusa Lada, que todavía tenía un estatuto aparte durante el ejercicio pasado, vendió 418.120 vehículos, cuando en 2008 -antes de que se hiciera con el control Renault- habían sido 674.302.

Mercado español

Renault prevé que el mercado español tardará años en recuperarse y volver a los niveles de ventas anteriores a la crisis, pero eso no impide que ya haya precisado con nuevos proyectos el futuro de su base industrial allí, aunque no ha decidido todavía si seguirá fabricando el Clio. La multinacional francesa fabrica en Valladolid motores y los modelos Modus y Clio, mientras que en Palencia produce el Megane.

Este es el mensaje transmitido hoy por el director comercial de Renault, Jérôme Stoll, que en la conferencia de prensa de presentación de los resultados comerciales de 2009 advirtió de que no espera "una recuperación rápida de las ventas en España", tras la caída del pasado ejercicio.

"Hará falta un cierto número de años" para volver a los niveles de coches matriculados antes de la crisis, señaló Stoll, que insistió en que "la verdadera cuestión es el comportamiento de la economía española".

En cualquier caso, afirmó que Renault tiene capacidad para mejorar su situación relativa, como ya ocurrió el pasado ejercicio gracias en particular a la gama del Mégane, y que también hay potencial para los coches de su marca Dacia.