Cajas de ahorros

Unicaja y Cajasur mantienen un diálogo "constructivo" que refuerza el proyecto

Los presidentes de Unicaja, Braulio Medel, y Cajasur, Santiago Gómez, han mantenido hoy una reunión de casi tres horas para tratar de la fusión de ambas cajas, un diálogo "constructivo" en el que el proyecto ha salido "reforzado".

Fuentes del sector así lo han asegurado hoy y han precisado que la reunión -que se ha producido en la sede central de Unicaja en Málaga- ha sido una de las diversas que han tenido hasta ahora representantes de ambas entidades, que acordaron hace tres meses un protocolo de intenciones para unirse.

La reunión ha comenzado sobre las 12:15 horas y se ha prolongado hasta las 15:00 horas, momento en el que el presidente de Cajasur ha abandonado las instalaciones en un vehículo sin que haya realizado declaraciones a los medios de comunicación.

Este encuentro se ha producido cuatro días después de que Unicaja reiterara a Cajasur la necesidad, como primer paso ineludible y previo a cualquier otro, de desbloquear la aplicación del Plan de Actuación que la caja con sede en Córdoba presentó al Banco de España en mayo pasado y que está parado en su ejecución desde hace meses.

En este plan, Cajasur debería desarrollar a lo largo del presente ejercicio diversas actuaciones que incluían cerrar 54 oficinas y la paulatina reducción de hasta el 10 por ciento de su plantilla. Sin embargo, hasta el momento sólo se han cerrado doce oficinas y no se ha formulado ninguna actuación sobre la reducción de la plantilla, según las fuentes.

Unicaja consideró perjudicial para el proceso de fusión el tiempo perdido en la ejecución de estas medidas y volverá a plantear su puesta en marcha con carácter inmediato antes de avanzar en cualquier otra cuestión.

Por su parte, fuentes de Cajasur respondieron el pasado jueves que el plan de viabilidad que presentó al Banco de España y que preveía reducir oficinas y personal es anterior al acuerdo de fusión con Unicaja, por lo habrá de reajustarse ahora.

También destacaron que la aprobación del protocolo de fusión con Unicaja supone una nueva realidad "lo suficientemente importante" como para proceder a un reajuste de ese plan de negocio original, sobre todo en los aspectos relacionados con el marco laboral, cuestión que la caja cordobesa entiende que debe resolverse de manera coordinada con Unicaja y con el concurso de las dos entidades.