Pide un 'pacto de Estado'

La empresa familiar reclama al Gobierno austeridad en el gasto y reformas en el mercado laboral

El presidente del Instituto de Empresa Familiar, Simón Pedró Barceló, reclamó a Gobierno central, comunidades autónomas y municipios austeridad en el gasto. "Es el momento de recordar a todos los partidos políticos que en gastar más no hay ningún mérito. Lo difícil, como saben ciudadanos, familias y empresas es gastar lo justo y bien", apuntó.

En XII Congreso Nacional de la Empresa Familiar, Barceló defendió que el actual mercado laboral es demasiado rígido e hizo un llamamiento para luchar contra el absentismo y la "mala situación de la Formación Profesional". En este sentido, pidió un "pacto de Estado" para reflotar la economía y modificar el modelo productivo español.

Por otra parte, reclamó respeto para la figura del empresario, que resulta imprescindible para entender los siete millones de puestos de trabajo que se han creado en los últimos quince años. Y lamentó los "viejos estereotipos" que se asocian a los empresarios, que aparecen como el "principal responsable" cuando la economía va mal.

En su intervención, Barceló, que afirmó que las empresas familiares son "parte de la solución" a la actual crisis económica, aplaudió algunas de las medidas articuladas por el Gobierno central para derrotar la crisis, como la ampliación de las líneas de crédito del Instituto de Crédito Oficial (ICO) o la libertad de amortización, que "han servido para frenar el deterioro económico", aunque apostó por impulsar ahora "el verdadero cambio".

El presidente del Instituto de Empresa Familiar continuó criticando la corrupción y expresó que "si la situación económica ya era delicada de por sí", ahora "la corrupción está paralizando el funcionamiento de algunas instituciones" y, además, está generando "un clima de desconfianza" que "hipoteca la salida de la crisis", tras lo que recomendó la vuelta a los valores éticos "que regeneren la actual situación" para que España sea "una sociedad cohesionada".