_
_
_
_
Fraude

RBS despide a dos ejecutivos por una supuesta corrupción en hipotecas para España

El Royal Bank of Scotland ha suspendido de empleo a dos ejecutivos tras descubrir pruebas de supuesta corrupción en su departamento de hipotecas para la compra de segundas residencias en países como España o Francia.

Los dos ejecutivos cobraban fuertes comisiones a los agentes inmobiliarios de esos países a cambio de presentarles a potenciales clientes, informa hoy el diario The Daily Telegraph;, según el cual se cree que esas prácticas han continuado incluso después de que el Estado acudiera el año pasado al rescate del banco escocés.

El departamento de hipotecas para el exterior que está siendo objeto de investigación por la dirección del RBS manejaba cientos de millones en créditos hipotecarios a británicos deseosos de adquirir viviendas en diversos países europeos.

El Royal Bank of Scotland está actualmente en negociaciones con el Ministerio británico de Economía para que el Estado asuma con cargo al erario público sus activos "tóxicos" y, según dijeron al periódico expertos financieros, es probable que un eventual acuerdo incluya las hipotecas para propiedades en España vendidas por ese banco.

Es por tanto posible, dice el periódico, que el contribuyente británico tenga que responsabilizarse finalmente de los créditos más que cuestionables aprobados por el departamento que está siendo investigado.

El diario cita a los dos ejecutivos en cuestión: Alan Dawson, responsable de los créditos hipotecarios a los clientes del RBS en el noroeste de Inglatera, y Simon Clark, responsable de la región de los Midlands.

Ambos se ocupaban también de organizar hipotecas para los clientes de las filiales del RBS, como NatWest, Coutts y la Adam & Company.

La unidad del RBS dirigida por esos dos ejecutivos organizaba hipotecas para los clientes interesados en la compra de propiedades en el extranjero, pero al mismo tiempo se ofrecían como mediadores para ponerlos en contacto con un agente "de su confianza" que les ayudaría a encontrar la vivienda que estaban buscando.

A cambio, y sin que sospechasen nada los clientes, los banqueros solicitaban supuestamente a los agentes inmobiliarios importantes "comisiones" - hasta el 25 por ciento de la cantidad cobrada por aquéllos -, cuyo importe ingresaban en cuentas de familiares o amigos.

Los banqueros se aprovechaban también supuestamente de la caída de los precios del sector inmobiliario poniendo fechas anteriores a la real en algunos contratos de hipotecas para repartirse luego con el agente y el cliente la diferencia entre el precio sobre plano de una vivienda y el actual.

Se cree que los dos ejecutivos del RBS tienen ellos mismos propiedades en España o el peñón de Gibraltar.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_