_
_
_
_
EmpleoyDirectivos

Grandes cambios para sortear las dificultades

La clase ejecutiva aboga por un nuevo modelo económico y de liderazgo basado en el optimismo.

Cuándo vamos a aprender, eso es lo importante. Es la clave para ser ganador o perdedor. Porque los países que se enfrenten a sus realidades deprisa se aprovecharán de las nuevas oportunidades, no los que se empecinen en que todo va a volver a ser cómo era en el año 2007 y se empeñan en gastar". Son reflexiones de Rodrigo Rato, director general sénior de Lazard Asesores Financieros, que el viernes ofreció una conferencia en la jornada de clausura del VI Congreso de Directivos, organizado por la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE), bajo el lema Liderando en positivo, y celebrado durante dos días en Pamplona.

Según Rato -que a la pregunta de si iba a ser el próximo presidente de Caja Madrid, respondió con un "no hay comentarios"-, estamos en un momento de ciertos riesgos importantes, vamos de burbuja en burbuja, tenemos la crisis de la deuda publica y privada, de las bolsas emergentes, tenemos riesgos en el coste de la herencia de los estímulos, y existe la necesidad de recapitalizar el sistema financiero, pero parece determinante hablar de los retos. "No vamos a volver atrás porque de manera traumática se ha transformado la realidad, de manera que los cambios que necesitamos no son cambios coyunturales, sino de ideas, ya que debemos pensar de otra manera en los mercados laborales y financieros".

Se trata de cambiar las ideas, "y se puede hacer", sostuvo el ex director general del Fondo Monetario Internacional, quien destacó el papel que están jugando los Estados en esta crisis, que ha socializado las pérdidas como nunca antes había sucedido. "El Estado ha sido el recurso de última instancia, pero también el asegurador de primera instancia. Estamos ante un papel desproporcionado del Estado que nadie quería, pero que ha sido necesario para salir de esta crisis. Sin embargo, la herencia de deuda pública es algo que debemos a tener en cuenta porque no se evapora y para países como España, Inglaterra y EE UU es importante porque vamos a tener que enfrentarnos a una situación que creíamos haber superado".

Muy optimista, aseguró que España ha afrontado situaciones complicadas, lo cual es un aliciente para salir adelante: "nuestro cambio es un ejemplo que nos da seguridad, pero no se trata de mirar por el retrovisor, ya que somos un país más rico, más culto y más fuerte y tenemos que aceptar el momento de cambio".

Clausura del Príncipe

Al cambio también se refirió el príncipe Felipe, encargado de clausurar el congreso que en esta edición reunió a 1.300 empresarios y directivos, que resaltó la necesidad de recuperar la confianza y la ilusión para emprender nuevas iniciativas empresariales, sobre todo y de manera más intensa en los mercados internacionales, con el fin de "avanzar en materia de productividad e innovación, sin olvidar los retos energéticos y medioambientales o las oportunidades que ofrecen nuevos sectores de alta tecnología o alto valor añadido".

También animó a la clase ejecutiva a emprender el camino, "sin esperar a que otros nos resuelvan lo que a nosotros nos corresponde afrontar y volquemos, en ese gran esfuerzo individual y colectivo, toda nuestra capacidad de emprender, de imaginar y de innovar", señaló el Príncipe de Asturias, que en esta ocasión estuvo acompañado por su hermana, la infanta Cristina, quien acudió a la convención como directora del área social de la Fundación La Caixa para explicar, dentro de la mesa redonda sobre responsabilidad social, empresarial y gestión directiva, el programa Gavi Alliance, impulsado por la entidad que preside Isidro Fainé, cuyo objetivo es combatir la mortalidad infantil, favoreciendo el acceso a las vacunas, y reducirla en dos tercios antes de 2015.

La infanta invitó a los asistentes a sumarse a esta iniciativa con aportaciones de 1.000 euros, ya que "todavía queda mucho trabajo por hacer" y el 43% de las vacunas que fabrica Gavi Alliance proceden de países emergentes. Resaltó además que "la consolidación de alianzas globales permite optimizar resultados y logros, los países marcan el camino y nosotros podemos ayudar a diseñar un modelo eficaz". Además reclamó la implicación de todos para "redoblar esfuerzos en una sociedad global cada vez más vulnerable porque el mundo empresarial no puede ni debe estar ajeno a esta problemática".

Se necesita un cambio de liderazgo, sobre todo político. Según el abogado Antonio Garrigues, "la sociedad española está perpleja y algo irritada por el ambiente que se está creando alrededor de la crisis y por los casos casi permanentes de corrupción, se merece un diálogo público más serio, más educado y más respetuoso". Defendió el esfuerzo que se debe hacer para tener mente global, y citando la goleada de esta semana del Alcorcón al Real Madrid, aseguró que se requiere mantener una actitud positiva, "ya que sólo con técnica no se hace nada".

La tecnología y la inteligencia son una combinación perfecta para el futuro, "los cambios que podemos hacer con ambas son brutales", apuntó el presidente de IBM, Juan Antonio Zufiria, quien tomó unas palabras de Albert Einstein para recordar que "en una época de crisis, sólo la imaginación es tan importante como el talento". No es lo único porque "tenemos que coger todo ese talento y resolver las ineficiencias del mundo que nos rodea, y ya existen organizaciones que lo están haciendo". Lo más inteligente, según Zufiria, es ser audaz, y se requiere de liderazgo y optimismo para construir este mundo que es posible".

El profesor de Economía de la Universidad de Columbia Xavier Sala i Martí defendió la cultura de la innovación, que no quiere decir la inversión I+D, sino el retorno que se obtiene de todas las investigaciones que son adecuadas al desarrollo. "No digo que no se invierta en investigación y desarrollo, pero pensar que va a ser la gran solución es autoengañarse, ya que lo que hay que hacer es analizar de dónde vienen las buenas ideas empresariales", señaló. Según el docente, el 71% de las grandes ideas las tienen los trabajadores de las empresas, muchos de los cuales las implementan creando sus propias empresas. "Lo único seguro que no sabemos ahora mismo es qué sector va a ser el de futuro, por eso no tiene excesivo sentido concentrar las inversiones en sectores estratégicos, como los definen los políticos. La verdadera política de innovación debe fomentar la creación de ideas e incidir en la educación", recomendó Sala i Martí, quien resaltó tres casos de grandes innovaciones en los últimos años como son la revolución en el sector del café de Nespresso y Starbucks, y en el textil, con Inditex. "Es la demostración de que todos los sectores son susceptibles de ser competitivos".

Precisamente, un representante del sector de la moda, Enric Casi, director general de Mango, destacó tres pilares en su compañía: "Las personas, el concepto y la tecnología propia". Sobre esta idea agregó que "buscamos motivar y generar que el equipo pueda creer en nuestra compañía, estamos en un momento para ahorrar y ser más eficaces".

De personas también habló la presidenta de Manpower, Carmen Mur, para quien la clave del éxito depende de la capacidad de éstas para adaptarse a un entorno cambiante y poder ofrecer respuestas a medida de cada necesidad, pero también para ser más empleables, "porque tendrán que conocer sus puntos de mejora y sus fortalezas, tanto formativas como de actitud", señaló Mur.

Como cierre, Isidro Fainé remarcó que se debe tener siempre puesta la mirada en el futuro. "Se deben acometer reformas institucionales que mejoren los mercados. Debemos hacer los deberes, tanto en el sector público como privado, pero eso no es suficiente, debemos añadir el diálogo, el esfuerzo y la superación del ego personal para aspirar al bienestar colectivo".

Una receta con ocho ingredientes

1. Prepararse para el peor escenario posible, porque de esta forma tendremos respuesta para todas las preguntas.2. Resistir es vencer, en la vida y en la economía. Apoyar el tejido empresarial.3. Poner especial atención en la gestión de la tesorería. La liquidez es la realidad. Es clave disponer del colchón de la iquidez.4. En una situación difícil como esta, se debe hacer bien lo que realmente sabemos hacer bien. No es adecuado intentar abarcar mucho o correr nuevos riesgos, sino optimizar los aspectos en los que somos más eficaces. Luchemos contra la complejidad.5. Reducir costes y aumentar nuestra competitividad. Trabajar como una hormiga, nos permitirá ir llenando nuestra despensa. Es el momento de romper estructuras destaff inútiles.6. No paremos las inversiones en formación e internacionalización ya que son el futuro.7. No pongamos trabas al talento. La gente joven y buena es el futuro.8. Seamos transparentes. Debemos hacer un esfuerzo de comunicación con nuestros equipos.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_