Directivos - Másteres y Posgrados

Préstamos a estudiantes, ¿inversión o hipoteca?

Financiación. Las entidades financieras ofrecen soluciones específicas a los profesionales que apuestan por su futuro.

Un máster representa un punto de inflexión para la carrera de muchos profesionales. En ciertos círculos profesionales, supone la piedra angular sobre la que luego se cimienta el resto de la vida profesional. Para otras personas, es la varita mágica que permite transformar un currículo mediocre en un candidato a tener en cuenta. Otras veces un posgrado sirve para romper una trayectoria ya consolidada e integrarse en un nuevo sector económico.

Una gran parte de las personas que identifican el programa que les permitirá cumplir sus expectativas profesionales no tienen los recursos necesarios para afrontar el pago de los mismos. Para estos casos, las entidades financieras ponen a disposición de los futuros estudiantes diferentes tipos de préstamos. Todos ellos destacan por tener plazos de amortización muy largos, similares a las hipotecas y por tener unos tipos de interés más reducidos que los que se aplican a otros productos, como los créditos al consumo o los hipotecarios. Además, cajas y bancos se benefician de las ayudas que el Gobierno de España ha puesto a disposición de las personas que deseen continuar con su formación educativa.

A principios de este año, creó la línea de financiación Préstamo Renta Universidad, que se instrumenta a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), y que ha permitido que las entidades que se han adscrito al programa ofrezcan a sus clientes préstamos para la ampliación de los estudios universitarios.

La línea de financiación que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) ha puesto a disposición de las entidades financieras tiene un valor de 150 millones de euros. Hasta junio de este año, la institución había desembolsado el 41,1% de esta cantidad, es decir, 62 millones de euros, y había formalizado 4.168 préstamos en el marco de este programa. Algunas de las entidades que se han adherido al mismo y en las que puede solicitarse esta ayuda son Caja España, Caja General De Ahorros De Canarias, Caja Castilla-La Mancha, Santander, Cajamar, Cajasol, Kutxa y Unicaja.

Las ayudas gubernamentales pueden resultar escasas, sobre todo si tenemos en cuenta que el precio total de un MBA (Master of Business Administration, en inglés) en una escuela de negocios de prestigio puede oscilar entre los 20.000 y los 70.000 euros. En lo que se refiere al importe de la matrícula, las autoridades sólo se comprometen a financiar matrículas de hasta 6.000 euros en el caso de programas que van a realizarse en universidades españolas y de hasta 12.000 euros para los másteres de centros extranjeros.

Así, las ayudas del Ministerio de Educación se complementan con líneas de financiación promovidas exclusivamente por las entidades financieras, si los ahorros no pueden sustituir la parte que falta para estudiar el posgrado de tus sueños. La oferta de cajas y bancos se adapta a toda la casuística de los estudiantes. Algunas contemplan el pago del coste total del programa y de la manutención del alumno durante todo el curso, mientras que otras sólo cubren el importe de las tasas de matrícula.

Programa Blue Joven del BBVA

Según la entidad y el desembolso que deban hacer las entidades, los tipos de interés van desde el 0%, que el BBVA ofrece para sus clientes Blue Joven para programas con un coste inferior a los 6.000 euros, hasta el 6% que también fija el BBVA para los estudios que cuestan hasta 50.000 euros. Los periodos de carencia también varían según la entidad, pero llegan hasta los 20 años y se puede cancelar sin ningún recargo.

Trabajar en la universidad, otra opción para pagar la matrícula

Algunas instituciones son conscientes de que las becas no llegan a todos los que las necesitan y, por este motivo, ofrecen a los estudiantes la opción de trabajar durante el año académico en algún departamento de la universidad.

Esta práctica, conocida como fellowship o beca de investigación también repercute en una mejor conexión entre el mundo empresarial y la comunidad estudiantil.

Según Joel McConnell, de IE Business School, estos estudiantes se involucran en determinados proyectos de la universidad. En estos casos, las entidades aprovechan la experiencia de estos alumnos, que en su mayoría han pasado ya por el mundo profesional y se han especializado en ciertos temas, para acumular conocimiento en determinadas áreas.

Diversos tipos de interés

ICO. El tipo de interés de los préstamos gestionados a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) es del 0% y el plazo de amortización es de 20 años, siendo los primeros cinco de carencia. El límite del importe de la matrícula que financia esta entidad es de 6.000para los máster que se cursen en España y de 12.000 euros para los que se estudien fuera de nuestro país. La línea de financiación se complementa con una ayuda en forma de renta mensual, que deberá ser devuelta en las mismas condiciones antes descritas.

Bancos. Los bancos cuentan con una oferta muy diversa para la financiación de programas de posgrado. Por ejemplo, Santander ofrece la posibilidad de financiar la matrícula y estancia del estudiante con el Crédito Total Universitario, que tiene un tipo de interés del euríbor más el 3,5%, mientras que si pide un préstamo para cubrir o sólo la estancia o sólo las tasas de matrícula, el tipo aplicado se reduce hasta el 1,5%.

Cajas. Cuentan con soluciones especialmente dirigidas a los clientes de la entidad. Cajasol ofrece una línea de financiación para másteres y posgrados a la que pueden acogerse profesionales de hasta 31 años. El importe máximo es de 30.000 euros, el plazo es de 5 años y el tipo de interés y comisión de apertura dependerá de la nota media de la carrera.

La cifra

4.168 préstamos ha intermediado el Instituto de Crédito Oficial (ICO) en el marco del programa Renta Universidad.