COLUMNA

Las opciones de Deutsche Telekom

La talla única no le vale a todo el mundo. En Reino Unido, Deutsche Telekom (DT) está intentando resolver su problema de dimensión mediante una joint venture con Orange, propiedad de France Télécom. El grupo alemán está en un proceso similar en EE UU, donde el año pasado generó el 23% de los ingresos y un Ebitda de 4.200 millones de euros. El socio más obvio es su rival Sprint Nextel. La firma estadounidense es mayor, pero daría problemas. DT tiene buenas razones para buscar otras soluciones.

La escala puede ayudar a las empresas intensivas en capital como las telecos a ser más rentables. En Reino Unido, tres más cuatro equivale a uno: la unión del tercer y cuarto operador por tamaño dará lugar al líder del mercado. En EE UU, la suma de Sprint más T-Mobile, de DT, tercer y cuarto operador respectivamente, equivaldría a dos: la unión quedaría en segundo lugar, por delante de AT&T y por detrás de Verizon Wireless.

Sin embargo, la escala no lo es todo. Orange y T-Mobile usan la misma tecnología, mientras que DT y Sprint tendrían hasta tres tecnologías incompatibles. Tal y como aprendieron Sprint y Nextel cuando se fusionaron en 2005, las incompatibilidades tecnológicas pueden suponer el desvanecimiento del ahorro de costes.

DT quiere permanecer en el panorama estadounidense a base de acelerar la expansión de su red 3G. La iniciativa ha ayudado a recortar el flujo de caja libre de todo el grupo hasta los 1.700 millones de euros en el primer semestre, la mitad del nivel del mismo periodo de 2008. Con sus pérdidas, su cuota de mercado en declive y su enorme deuda, Sprint no ofrece ninguna ventaja evidente.

Ciertamente, la posición independiente de DT en EE UU es ajustada pero no extrema. Al menos, la operadora alemana está creciendo aún, a pesar de las señales de que el mercado está tocando techo. Sería más conveniente un socio para 4G, la nueva tecnología que está en el horizonte.

DT aún genera un margen de Ebitda del 30% en EE UU, casi el doble del nivel de Reino Unido. Si el director ejecutivo de DT, René Obermann, tiene tantas ganas de firmar acuerdos, le iría mejor buscar entre los pequeños jugadores más agresivos en los precios, como MetroPCS y Leap Wireless. Los riesgos de integración serán menores. Y si pudiera encontrar un comprador decente, DT debería preguntarse si de verdad necesita que sea en suelo estadounidense.

Por Una Galani