Empleo y Directivos

La vuelta al mundo con un máster

Jaime Santamaría, directivo de Unión Fenosa Gas, relata en un diario sus vivencias en el Gemba.

Hace un año, Jaime Santamaría, de 43 años, aceptó el reto que le propuso CincoDías en la sede de Esade en Barcelona: escribir en un diario su experiencia en la primera edición del Global Executive MBA (Gemba), un posgrado global que se imparte en varios países del mundo, Estados Unidos, Brasil, Argentina, India, España y Rusia; y en el que participan ejecutivos de distintas culturas. La segunda promoción, con 30 alumnos, en su mayoría estadounidenses, asiáticos y españoles (sólo tres frente a los ocho del año pasado); ya ha salido del campus de Georgetown University en Washington. El precio es de 90.500 euros.

l Washington. Despega el viaje

"Junio de 2008, viajo a Estados Unidos cargado de ilusiones para embarcarme en un nuevo proyecto: participar en la primera edición Gemba, lanzado por Esade y Georgetown University. El programa ofrece, más allá de las disciplinas clásicas de un MBA tradicional, la oportunidad de adquirir y desarrollar conocimientos y capacidades para la gestión de negocios en una economía global, lo que me resulta muy interesante por mi profesión marcadamente internacional. Hay más: el curso cuenta con la participación de la School of Foreign Services de Georgetown, la institución educativa más prestigiosa del mundo en relaciones internacionales. Se trata de seis módulos formativos impartidos en otros tantos países, con lo que al finalizar tendremos una visión amplia del significado de la globalización, tanto en economías consolidadas como en emergentes.

"Además de las materias clásicas del MBA desarrollas conocimientos y capacidades para una gestión global"

Hecha esta aclaración, inicio en Washington con 38 compañeros de más de una docena de nacionalidades, el primer módulo del Gemba. La Riggs Library, una biblioteca de estilo neogótico dentro de la universidad, es el lugar escogido para la recepción de bienvenida a todos los participantes, un grupo diverso en el que había estadounidenses, europeos, latinoamericanos, árabes y asiáticos, procedentes del mundo de la banca, la energía, las telecomunicaciones, las farmacéuticas, la informática y las finanzas. Un grupo rico en experiencias: desde lobbistas de Washington, pasando por directivos de grandes corporaciones, emprendedores y empresarios, hasta un marine estadounidense. Días antes del comienzo, Esade nos ha proporcionado el material didáctico: casos elaborados por escuelas de negocios, libros de texto, artículos publicados en Harvard Business Review, Financial Times, The Economist o New York Times. Todo indica, por el volumen y la calidad del material, que el curso va a exigir dedicación y esfuerzo. Tomamos contacto con la realidad que nos espera los próximos meses: poco tiempo libre, exámenes, papers y horarios, en muchas ocasiones desde las 8.30 horas hasta más de la 20:30, durante 11 días seguidos con sábados y domingos incluidos. El nivel es exigente y tenemos pocos momentos libres para conocer al resto de participantes. Es normal intimar con aquellos que integran tu mismo grupo, no más de seis personas, con los que realizamos los trabajos colectivos que entregamos a lo largo del curso. Entre los españoles hay acercamiento. Los horarios de las comidas son un aliado clave. Las cenas se fijan a las 18:00 horas. Algunos trasladamos la cena a la noche. Somos un grupo con perfiles personales y edades homogéneas. Fluye el entendimiento entre nosotros. Descubro algo muy gratificante: trabajar con personas de otras culturas contribuye a ser más flexibles los unos con los otros y a aceptar con naturalidad las diferencias culturales y profesionales, aprender de ellas y poner en valor las fortalezas propias. En Washington, nos aproximamos a cómo Estados Unidos se enfrenta al nuevo escenario de la economía global. Trabajar desde la perspectiva de la primera potencia política y militar del mundo nos ayuda a comprender mejor la naturaleza global del curso: abordamos elementos clave de la globalización con el estudio de las relaciones comerciales e inversiones internacionales y con especial atención al papel de la Organización Mundial del Comercio. Visitamos al Departamento de Estado y el de Comercio, donde apreciamos cómo Estados Unidos ofrece apoyo a las empresas del país en el mundo. Entretanto, España gana la Eurocopa 2008. Fiesta!!!

l Barcelona. Ya somos un equipo

Finales de agosto. Comienza el segundo módulo en Barcelona. Utilizo por primera vez el AVE desde Madrid y aprovecho para preparar las clases. ¿Cómo será el reencuentro semanas después de la experiencia en Washington? Al llegar al hotel de Pedralbes, descubro que gran parte de mis colegas ya han llegado y cenan de forma improvisada en una terraza cercana. Bien. Otros se unen más tarde, después de su visita cultural al Museo Nacional de Arte de Cataluña, organizada por Esade. Tengo la sensación de reencontrarme con personas a las que conozco desde hace tiempo. Comienzan las clases de un módulo centrado en estrategia y finanzas corporativas, liderazgo y microeconomía. Nos sumergimos en la industria de consumo con una simulación de competencia global por equipos. Varios docentes, con experiencia en empresas como Lindtt, Chupa-Chups o Solano, supervisan. Hacemos una incursión en el negocio del deporte de masas con una presentación del modelo del FC Barcelona. Visita a Intermón Oxfam y cena ofrecida por Codorniu en el interior de sus históricas cavas y bodegas. Barcelona me gusta, pero mis pensamientos están en Madrid... Nuestros compañeros catalanes se esfuerzan por hacernos la estancia agradable, con visitas al barrio Gótico y a las obras de Gaudí. Compruebo el crecimiento económico de la ciudad. Cenamos en restaurantes al aire libre junto al puerto deportivo, paseamos en catamarán, contemplamos la ciudad desde el bar Mirablau. El verano se agota y mi mente está a 600 kilómetros. Falta un mes para que nazca mi segundo hijo.

l Argentina y Brasil. Enormes

Noviembre, nueva cita. Mi primer viaje tras ser padre. El tercer módulo está dividido en dos escenarios: Argentina y Brasil. El reencuentro con mis compañeros ya se ha convertido en algo cotidiano y familiar. En Argentina, país con un pasado agroalimentario muy rico, nos sentimos en casa y Brasil es un descubrimiento, rápidamente nos cautiva por su potencial económico y humano. Me sorprenden los cursos de networking social y político, en los que queda patente la importancia del desarrollo de habilidades en la gestión de la carrera profesional propia. Ponemos en práctica juegos de roles que nos ayudan a tener una visión amplia sobre los diferentes actores que tienen capacidad de influencia en el funcionamiento de una empresa y cómo la inteligencia emocional ocupa un lugar importante en la gestión de las compañías y del capital humano. En Brasil visitamos Petrobras, analizamos la expansión de Banco Santander en este país; llegamos a Bunge, una de las mayores compañías brasileñas en materias primas. Y entre clase y visita, un poco de tango y samba.

l India. Equipo y yoga

Estrenamos del aeropuerto de Bangalore. Multitud de personas siempre en movimiento. Las clases son la antítesis de este escenario aparentemente caótico. Profundizamos en el desarrollo directivo: negociación, uso de las tecnologías de la innovación o el trabajo en equipo. Ponemos sobre la mesa todo lo que hemos experimentado en los módulos anteriores. Realizamos proyectos para diversas compañías multinacionales como Cisco, Phillips e Infosys, y presentamos a sus directivos propuestas para contribuir a la solución de dificultades de gestión en áreas de mejora. Visitamos a varias compañías que me ayudan a comprender las señas de identidad de este país. Disfruto de una sesión de introducción al yoga. Silencio, respiración y más silencio. Un directivo global vive sus propios momentos de silencio y soledad ante los que necesita estar relajado para tomar la decisión acertada. Tremenda la habilidad de los conductores rikshow.

l Madrid. ¿Cómo superar la crisis?

Pasado el ecuador, hacemos balance de lo aprendido y lo conectamos a la actualidad. La crisis financiera y económica cobra protagonismo. Ponemos los pies en la tierra. El Gemba se adapta a la actualidad. Es curioso comprobar como percibe la crisis un americano o un asiático. En seis días analizamos el origen de las crisis financiera y económica, todo ello complementado con la visión particular de cada uno de los participantes desde la perspectiva de nuestros lugares de procedencia. En el Banco de España estudiamos la regulación española y la fortaleza del sistema español. Nos reciben los príncipes de Asturias en la Zarzuela. Es mayo, vamos a los toros y cenamos en lugares con sabor español.

l Moscú. El cambio

Mi llegada coincide con mi cumpleaños y mis compañeros me preparan una fiesta en un restaurante ucraniano. De vuelta a las aulas, encontramos dos países diferenciados: la Rusia tradicional y la nueva Rusia. Esto quedó ilustrado tanto en las materias y en las visitas que realizamos. No había concepto que nos dejara indiferentes ni lugar que no nos sorprendiera. Una vez más, la cultura del país y el contenido del curso iban de la mano, ya que vivimos una aproximación al funcionamiento político, económico. Visita a una refinería de petróleo con una gestión tradicional y a una nueva empresa con un modelo más agresivo y con la mirada puesta en la exportación.

l Nueva York y Washington. Traca final

Verano 2009. El Gemba llega a su fin. Más de un año de intenso trabajo, con miles de kilómetros recorridos, de vivencias compartidas con personas que se han ido convirtiendo en amigos, de descubrimientos inolvidables, explorando realidades de diversos países. Un recorrido por la economía, la política y la cultura de potencias mundiales o países emergentes combinando teoría y práctica en el trayecto. Queda superar la última etapa, un módulo centrado en los mercados financieros de Nueva York, las instituciones económicas en Washington y la creciente importancia de la responsabilidad social corporativa. Visita a varias firmas financieras, gestores de fondos y bancos de inversión, que transmiten optimismo de reactivación del mercado y de vuelta a una cierta normalización. Vaya, que los brotes verdes en EE UU existen y no sólo los encuentras haciendo deporte por el Central Park. Descubrimos el Fondo Monetario Internacional y la Reserva Federal, en las que se percibe el esfuerzo por desarrollar normas que impidan la reproducción de una nueva crisis financiera. En Washington lo especial fue la ceremonia de graduación. La cita en la Gaston Hall de Georgetown University, una sala repleta de historia y sabiduría. La misma habitación, me entero luego, en la que Barack Obama unas semanas antes ha pronunciado su primer discurso sobre coyuntura económica. Me acuerdo de Harry Potter, por la indumentaria. Y me emociona haber participado en una experiencia única".