Bancos

Lloyds recaba el apoyo de inversores privados para ampliar capital en 11.365 millones

El banco británico Lloyds Banking Group, controlado en un 43% por el Gobierno, ha logrado el apoyo de varios inversores de cara a una ampliación de capital por importe de 10.000 millones de libras (11.365 millones de euros) que permitiría a la entidad reducir su dependencia de los contribuyentes, según informa el diario The Guardian.

En concreto, el banco pretende reducir su exposición al programa de garantía de activos 'tóxicos' por importe de 260.000 millones de libras (295.547 millones de euros) acordado con el Gobierno, por el Lloyds debería abonar al Estado una comisión de hasta 15.000 millones de libras (algo más de 17.000 millones de euros).

La entidad sólo podría hacer frente al pago de esta comisión mediante la entrega de nuevas acciones al Gobierno, que vería elevada su participación en el banco por encima del 60%.

En este sentido, el consejero delegado de Lloyds Banking Group, Eric Daniels, trabaja en un plan alternativo que implicaría que los activos de la entidad asegurados por el Estado ascendieran sólo a 130.000 millones de libras (147.773,5 millones de euros), según apunta el periódico.

De este modo, Lloyds lograría reducir sustancialmente las comisiones que debería pagar al Gobierno por este plan de garantía de activos y podría obtener el dinero necesario mediante una emisión de acciones, que, asimismo, de concretarse la cifra de 10.000 millones de libras, permitiría también al banco fortalecer su capitalización.

A este respecto, varios destacados accionistas de la City (el distrito financiero de Londres) confirmaron al Guardian su disposición de apoyar a Daniels si el máximo ejecutivo de Lloyds finalmente plantea una reducción de la exposición de la entidad al plan de garantías del Gobierno.

Por otro lado, el rotativo apunta que la cúpula directiva de Lloyds está preocupada sobre la reacción de la UE si el Gobierno británico eleva su participación en el banco, puesto que podría instar al banco a realizar desinversiones adicionales, lo que podría afectar negativamente al precio de las acciones de Lloyds.

"Si Lloyds se ve bajo una fuerte presión por parte de la UE, cualquier proceso de venta podría acabar pareciendo una venta por liquidación", afirmó otro inversor.