Política monetaria

Issing advierte sobre el riesgo de no retirar a tiempo los estímulos económicos

Otmar Issing, ex economista jefe del Banco Central Europeo, dijo que la inflación subirá tan pronto como la crisis financiera haya pasado a menos que los Gobiernos y los bancos centrales retiren las medidas de estímulo económico de forma expedita.

"Los políticos y la industria quizá griten" cuando las medidas sean retiradas, "pero esto no debe ser un argumento para los bancos centrales y las políticas fiscales", dijo ayer Issing en una entrevista telefónica desde Fráncfort. La salida "tiene que producirse en un momento en que el desempleo siga siendo elevado o incluso esté subiendo, por el efecto retardado de la crisis en los mercados laborales".

Los encargados de las políticas monetarias en todo el mundo han inyectado dinero a sus economías en un intento de contrarrestar la peor recesión desde la Gran Depresión. Aunque algunos funcionarios han advertido sobre los riesgos inflacionarios asociados con un incremento en la masa monetaria, otros dicen que retirar el estímulo demasiado pronto podría obstruir una incipiente recuperación económica al tiempo que el crecimiento del desempleo afecta el gasto de los consumidores.

"Como hemos visto en las políticas de expansión más fuertes, tanto fiscales como monetarias, en la historia del mundo, pienso que es bastante evidente que tan pronto como superemos esta crisis, surgirán presiones inflacionarias a menos que las políticas cambien de rumbo de manera oportuna", dijo Issing.

El BCE ha bajado el tipo de interés de referencia a un mínimo récord del 1 por ciento, ofrecido prestar a los bancos tanto dinero como necesiten y empezado a comprar bonos cubiertos para reactivar el crédito. La Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco de Inglaterra han bajado sus tipos de interés a un nivel cercano a cero y comprado bonos soberanos y de empresas.

Recuperación sincronizada

Issing dijo que "dado el tamaño de los paquetes de expansión y el efecto de la política monetaria", la mayoría de las economías se recuperarán de la recesión al mismo tiempo.

"La pregunta es si habrá una recuperación fuerte o débil", dijo. "Hay argumentos para afirmar que la recuperación será más bien moderada. Pero incluso una recuperación moderada es mejor que este estancamiento".

Issing, de 73 años, se retiró del banco en mayo de 2006 tras un mandato de ocho años.