Internet

El 'google chino' saca partido de la presión de Pekín a Google

Las acciones de Baidu se han revalorizado casi un 120% desde principios de año.

El 'google chino' saca partido de la presión de Pekín a Google
El 'google chino' saca partido de la presión de Pekín a Google

La disputa entre Google y el Gobierno chino no ha dejado de endurecerse en los últimos meses. Una pugna que pudo tener su punto culminante la pasada semana con el corte durante varias horas del acceso a la website local del popular buscador así como de servicios como el correo electrónico Gmail. La compañía señaló que estaba estudiando los motivos de esa suspensión, pero algunos medios de EE UU recordaron que el corte había coincidido con las acusaciones del Ejecutivo chino a Google de permitir la difusión de pornografía y violar las leyes nacionales.

Este escenario ha provocado que en la industria de internet se haya empezado a plantear una cuestión sobre si las tensiones pueden tener algún efecto para Google y si benefician a sus rivales en el mercado chino, el mayor del mundo con 316 millones de usuarios. Es difícil dar una respuesta, pero lo cierto es que, en los últimos meses, Baidu, el "Google chino", no ha dejado de avanzar.

Apoyo de los inversores

GOOGLE 1.209,72 -1,77%

Baidu, controlada por los fundadores, Eric Xu y Robin Li (que se han convertido en los magnates chinos de internet), parece contar con el respaldo de los inversores de todo el mundo. Tal es así que sus acciones han subido casi un 120% en el Nasdaq desde enero, situando su capitalización bursátil por encima de 10.000 millones de dólares (unos 7.100 millones de euros). Una ganancia que se sitúa por encima de la experimentada por otras empresas chinas de internet como NetEase, Sohu o Sina, que se han revalorizado un 65%, un 34% y un 33%, respectivamente, en el mismo periodo.

La pasada semana, Goldman Sachs elevó el precio objetivo de Baidu de 300 a 350 dólares, indicando que sus márgenes operativos podrían estabilizarse o crecer en los próximos dos años. Estos analistas explicaron que el hecho de que se hayan estado bloqueando websites como Youtube en los últimos meses puede frenar el entusiasmo de Google por invertir en el segmento de las búsquedas en China.

En término de resultados, Baidu registró un aumento de los ingresos del 41,1% en el primer trimestre hasta alcanzar 118 millones de dólares. Los beneficios subieron un 23,5% hasta 26,5 millones. De cara al segundo trimestre, la compañía calculó un aumento de entre el 32% y el 35% con respecto al periodo entre enero y marzo.

Asimismo, Baidu mantiene el liderazgo en el segmento de búsquedas en internet en el mercado chino con una cuota de mercado en 2008 del 62,2%, según la consultora Analysys International. Google, por el contrario, registró una cuota del 27,8% en el mismo periodo.

En cualquier caso, la pugna es grande y ambas han buscado alianzas con otras compañías. Así, Google ha forjado acuerdos con China Mobile, la mayor operadora de móviles del país, mientras que Baidu hizo lo propio el mes pasado con China Telecom. En esta carrera, la agencia Bloomberg apuntaba esta semana que Baidu está analizando posibles adquisiciones para reforzarse en áreas como el comercio electrónico. La compra de activos de Alibaba, filial china de Yahoo, es una de las opciones que maneja. Y todo para competir con Google.

Disputa en la OMC entre EE UU y el gigante asiático

La paralización del servicio de Google en China ha coincidido también con el enfrentamiento entre el país asiático con EE UU en el seno de las Organización Mundial del Comercio. Y todo por la decisión estadounidense de presentar una protesta formal ante dicho organismo por la pretensión china de obligar a los fabricantes de ordenadores (entre los que figuran las estadounidenses HP o Dell o la taiwanesa Acer) a que instalen en cada equipo un filtro que bloquee el acceso a algunas páginas web a partir del 1 de julio.

Según las autoridades chinas, el llamado Green Dam Youth Escort está destinado a frenar el acceso a páginas web con contenidos ofensivos, relacionados con la pornografía o la violencia. Por el contrario, desde EE UU se ha asegurado que el filtro es una clara fórmula de censura. A la polémica se unió el pasado viernes la Comisión Europea, que pidió a China que reconsidere su posición y no obligue a los fabricantes a instalar este software, al considerar que limita la libertad de expresión.