Desinversión

La portuguesa Emparque compra los parkings de Cintra por 451 millones

Cintra cerró el viernes el proceso de desinversión en su área de aparcamientos tras colocar sus casi 300.000 plazas a un consorcio encabezado por la lusa Emparque y en el que están presentes Espírito Santo y Ahorro Corporación. El acuerdo se ha firmado en 451 millones, cifra que incluye 51 millones de deuda. Las plusvalías antes de impuestos para la filial de Ferrovial ascienden a 97 millones.

Cintra ha estado toda la semana pasada deshojando la margarita y, finalmente, el proceso de selección del comprador de su área de aparcamientos se ha decidido por la puja portuguesa. El consorcio liderado en un 50% por el operador de aparcamientos Emparque se ha hecho con 298.000 plazas de parking por 451 millones. En la recta final ha derrotado a la entidad de capital riesgo PAI Partners y ha jugado en equipo con dos entidades financieras: Espírito Santo, que también ha actuado como asesor financiero, y Ahorro Corporación. Como informó CincoDías, antes se habían quedado por el camino el gigante galo de los aparcamientos Vinci y la española Isolux.

El importe total incluye los 51 millones de deuda financiera que pesan sobre los activos traspasados por Cintra, que ha contado con el consejo de BBVA y Calyon, y ha levantado hasta 300 millones en créditos para allanar el camino al ganador. En cuanto al rendimiento de esta transacción, el operador que preside Rafael del Pino reconoció una plusvalía antes de impuestos de 97 millones.

Los argumentos estratégicos que se han ofrecido para explicar esta desinversión hablan de la necesidad de rotar activos para seguir invirtiendo. De hecho, también se negocia con las autopistas chilenas. Tras este movimiento Cintra se libera de deuda, se apunta un resultado extraordinario en sus cuentas y registra una entrada en caja de 400 millones.

La última valoración pública de capital, realizada en junio 2008 por Cintra, ascendía a 466 millones de euros, lo que arrojó un valor de empresa para Cintra Aparcamientos de 632 millones. La venta, que fue comunicada el viernes a la CNMV con el mercado ya cerrado, está supeditada aún a la aprobación por parte de las autoridades españolas de la competencia.

Quién es quién

La oferta escogida está encabezada -con el citado 50% del capital- por Assip, holding que controla la firma lusa Emparque. Tras ella aparecen Espírito Santo y dos de sus fondos (ES Concessoes y Espírito Santo Infraestructure Fund) con incipiente presencia en España en concesiones como la autopista que une Madrid y Toledo; la entidad independiente portuguesa Transport Infrastructure Investment, que debuta en este país; y, finalmente, dos fondos de infraestructuras de Ahorro Corporación que suman un 8,3% en el consorcio y tienen experiencia en activos como el Metro Ligero Oeste.

Para Emparque se trata de un gran salto de calidad. Fundada en 1994 y controlada por el grupo constructor A. Silva & Silva, su crecimiento se ha producido a base de pequeñas adquisiciones. Las portuguesas Socoparque, Giosparque o Esli fueron algunas de sus compras hasta que en 2007 emprendió su aventura internacional tomando la mayoría de una entidad turca. Pero nada semejante al paso que ha dado al hacerse con el mayor gestor español de aparcamientos, con el que multiplica por siete sus actuales 50.000 plazas.

Los activos traspasados por Cintra aportan presencia en las 17 comunidades autónomas, Reino Unido y Andorra. Y en todas las áreas de negocio: 159.000 plazas son de estacionamiento regulado en vía pública (ORA); otras 112.000 están repartidas en 123 aparcamientos de rotación; 81 instalaciones suman 27.000 plazas dirigidas a residentes, e incluso ha caído en manos lusas un servicio de grúa.

Fuentes del sector afirman que PAI Partners se presentaba a este proceso con gran solvencia económica, pero era Emparque la que estaba dispuesta a echar el resto con el fin de convertirse en un operador de peso en Europa.

166 millones en ventas

Los aparcamientos reportaron 166,6 millones a Cintra el pasado ejercicio, de los que 47,2 millones engrosaron su Ebitda. Esta área de negocio pesaba mucho menos que la de autopistas (736 millones y un Ebitda de 522 millones), pero ha evolucionado mejor en plena crisis. Mientras los parking crecieron un 16%, las autopistas lo hicieron un 3%.