Comparecencia

Ordóñez exige fusiones a la banca si quieren recibir ayudas

A falta de tres días para que el Consejo de Ministros apruebe el nuevo fondo de reestructuración y ordenación bancario, las presiones y opiniones para tratar de influir en su contenido se suceden. El Gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha defendido que el fondo pueda ayudar a entidades financieras viables siempre que éstas acometan una reestructuración que implique fusiones "como poco".

A la salida de la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, Ordoñez ha aclarado que estas reestructuraciones deben implicar como mínimo una fusión o una absorción porque no parece "bueno" que el sistema financiero conserve el mismo número de instituciones y que se "pretenda salvar a todas y cada una" de ellas, como han intentado otros países.

De esta forma, el supervisor da un revés a la tesis de las cajas de ahorros. Mientras que el presidente de la Asociación Española de la Banca (AEB), Miguel Martín, ha defendido que sólo se recapitalicen entidades de crédito viables, el de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (AEB), Juan Ramón Quintás ha reclamado que también pueda llegar dinero a bancos o cajas que atraviesen problemas puntuales.

En su opinión, no es aconsejable "tener estas entidades zombies que, aunque sean pequeñas, no pueden seguir funcionando", por lo que defendió que las ayudas desemboquen en un "sistema sea sólido" en el que se mantengan las entidades "competitivas" y no se apoye a las que no puedan sobrevivir y "necesiten respiración artificial".

El Gobernador concede la posibilidad de que se ayude a entidades que sólo atraviesan problemas transitorios pero exige que ésta no sea "una aportación incondicional" sino que incorpore "una restructuración de las instituciones que reciban esos recursos públicos, lo que reducirá el coste de los contribuyentes y redundará en una mejora de la eficiencia del sistema".