Cotización

La CNMV suspende a La Seda por las diferencias en el consejo

Vuelve la batalla en el consejo de La Seda tras 10 años de paz. La CNMV suspendió el viernes su cotización porque los consejeros de Caixa Geral, Liquidambar y Oman Oil descartaron votar favorablemente las cuentas de 2008. Mientras, Horwath aún no ha entregado la auditoría.

La reunión del consejo de administración de La Seda del pasado 27 de mayo acordó formular las cuentas de 2008, una de las rutinas previas a la junta de accionistas. La sorpresa saltó cuando los representantes de los tres principales accionistas del grupo químico propietarios del 19,36% del capital descartaron votar favorablemente los números del año pasado.

Ante la situación, la CNMV optó el viernes pasado por suspender la cotización de La Seda hasta que aporte más datos. Fuentes cercanas a la compañía fabricante de plásticos para botellas y embalaje señalaron que el comunicado enviado al supervisor no aclara si las cuentas y el informe de gestión están firmadas, a pesar de la oposición de los socios más relevantes. Caixa Geral de Depositos, a través de Caixa Capital Sociedade de Capital Risco, la sociedad inversora Liquidambar (formada por siete cajas y un banco) y Oman Oil Holding Spain son los socios (ver cuadro adjunto) que se negaron a emitir su voto favorable. Una cuarta entidad, Inverland Dulce (propiedad del grupo portugués Imatosgil), también se mostró en contra, aunque en la documentación depositada en la CNMV no ostenta participación alguna.

Así, el grupo luso mantiene su ambigüedad sobre su posición en la compañía que preside Rafael Español, a pesar de ser el máximo accionista con el 12,4% del capital. Jupiter SGPS, otra entidad controlada por Imatosgil que concentra la mayoría de su peso (10,8%) en La Seda, aún no ha designado su consejero, por lo que no votó en la reunión de mayo. En el otro bando, Rafael Español, Joan Castells, José Luis Morlanes, y Jacinto Soler Padró (entre todos acumulan una participación del 0,5%) votaron a favor de las cuentas, que se presentaron a la CNMV sin la correspondiente auditoría, encargada a Horwath, que "espera tener acabados sus trabajos en breves días", según señaló.

La empresa aumenta las pérdidas de 2008 dos veces

El informe entregado el viernes a la CNMV aumentó las pérdidas de La Seda de 2008 hasta los 368 millones de euros, enmendando una primera revisión que ya situó los números rojos en los 215 millones. La primera documentación entregada contabilizó unas pérdidas de 188 millones, lo que supone que la última variación supone casi duplicar la estimación inicial. La deuda acumulada de 617 millones es otra de las preocupaciones del consejo. La mayoría de esta cantidad (600 millones) se incluye en un préstamo sindicado liderado por Deutsche Bank. Los bancos acreedores han dado un plazo de dos meses para que la compañía presente un plan de viabilidad basado en la actual coyuntura.