Economía

El PIB alemán se desploma un 6,9% y agudiza la recesión de la zona euro

El PIB de Alemania se contrajo un 6,9% en el primer trimestre en tasa anual, lo que supone la caída más elevada desde 1990. En su descenso ha arrastrado a la zona euro, que profundiza en su recesión al encadenar dos trimestres de crecimiento negativo en tasa anual.

La gran dependencia de Alemania del comercio internacional le ha pasado una factura de difícil digestión. El PIB registró un retroceso del 6,9% anual en el primer trimestre de este año, según Eurostat, lo que supone la mayor contracción desde 1990. El descenso intertrimestral fue del 3,8%, el más elevado desde la Segunda Guerra Mundial.

La primera economía exportadora del mundo ha basado el fuerte crecimiento registrado en los últimos años en el impulso del comercio internacional, que le permitió al mismo tiempo convertirse en la locomotora del crecimiento europeo, al proveer de actividad a un gran número de empresas auxiliares de sus socios comunitarios.

La crisis internacional, iniciada a mediados de 2007, ha llevado a las exportaciones mundiales a avanzar un pírrico 2% en 2008, frente a crecimientos del 6% en anteriores ejercicios, y este año la caída puede ser del 10%, según los cálculos de la Organización Mundial del Comercio. Y la más afectada ha sido Alemania, cuyo PIB ha registrado el descenso más importante de la zona euro en el primer trimestre y ha arrastrado en su descenso al resto de la Unión Europea. Los dieciséis estados miembros sobre los que existen datos disponibles sufrieron caídas históricas del PIB, lo que ha llevado a la zona euro a registrar un retroceso del 4,6% entre enero y marzo, mientras que el de la UE alcanzó el 4,4%. Con los datos hechos públicos el viernes, tanto la zona euro como la UE encadenan cuatro trimestres consecutivos de caídas del PIB, así como dos trimestres de descensos en términos interanuales.

Pese a este profundo deterioro de la economía europea, los primeros indicadores de actividad relativos al segundo trimestre, como las exportaciones o los pedidos industriales, muestran síntomas de recuperación, especialmente en Alemania, lo que podría confirmar que la recesión ha tocado fondo y que a partir de ahora podría iniciarse el ciclo de recuperación. "Las últimas cifras horribles del PIB deberían marcar el punto más bajo de la actual recesión en Alemania", aseguró Alexander Koch, economista del banco UniCredit.

Las exportaciones alemanas crecieron en marzo un 0,7%, el primer incremento mensual desde septiembre. En paralelo, las importaciones también registraron un aumento del 0,8%, lo que podría suponer el primer indicio de que, al igual que con el sector exterior, la caída de la demanda interna de la locomotora de Europa podría haber tocado fondo. Además, la producción industrial dejó de caer en marzo por primera vez en siete meses. La mejoría de la construcción sirvió para compensar la caída en las manufacturas.

Francia prevé una caída del 3% en 2009

Francia registró entre enero y marzo su segundo trimestre consecutivo de caída del PIB en tasa interanual al contabilizar una contracción del 3,2%, lo que obligará al Ejecutivo, tal y como reconoció el viernes, a revisar sus previsiones para este año. La ministra de Economía, Christine Lagarde, achacó los malos datos a "los efectos desfavorables de la crisis financiera y económica" y admitió que la caída del PIB para 2009 se situará "en torno al 3%", frente al 1,5% reconocido hasta ahora. Lagarde apuntó a la fuerte contracción de la producción industrial como el principal factor de deterioro, puesto que ha supuesto "dos terceras partes del retroceso de la actividad en el inicio del año". Un dato que abunda en el deterioro es la destrucción de 138.000 empleos entre enero y marzo, lo que supone la misma cifra que en todo el año anterior. Los expertos esperan comprobar si las cifras de abril reflejan un empeoramiento o se atisba una leve mejoría.