Mercados

El alza de la Bolsa frena la sangría de los fondos

El patrimonio de los fondos crece en abril por primera vez en dos años gracias a la apreciación de la renta variable y a la moderación de los reembolsos.

La crisis está siendo despiadada con los fondos de inversión, pero por primera vez desde que comenzaron a hacerse familiares términos como subprime o derivados de crédito, la industria de la inversión colectiva puede dar una buena noticia, aunque moderada. El patrimonio gestionado por los fondos españoles creció el mes pasado 1.081 millones, un 0,7% sobre el cierre de marzo, lo que sitúa el volumen bajo gestión en 162.351 millones de euros. Los fondos no experimentaban aumentos de patrimonio desde el mes de abril de 2007, hace ya dos años, cuando comenzaron los primeros síntomas de la crisis financiera.

Es una buena noticia que hay que coger con alfileres, porque el crecimiento del patrimonio obedece principalmente a la revalorización de las carteras, sobre todo de las de renta variable. Atrás queda un mes, el de abril, que se ha saldado con una subida del 15,64% para el Ibex, la segunda mejor marca mensual de la historia del índice, que data de 1992. La tónica ha sido general en las Bolsas de todo el mundo, y ello ha permitido respirar a los gestores de fondos.

También es llamativo el comportamiento de los partícipes. Aunque el último mes se ha saldado con salidas de dinero, éstas se han frenado notablemente hasta una cifra de 624 millones en reembolsos netos, según los datos preliminares de Inverco, la asociación de instituciones de inversión colectiva. Es la primera vez desde agosto de 2007 que las salidas de dinero se sitúan por debajo de los 1.000 millones de euros, si bien es verdad que en el primer trimestre los reembolsos se habían estabilizado entre los 1.300 y los 1.800 millones de euros.

Los inversores son muy sensibles a la evolución de los mercados, lo que explica que las salidas de dinero se acrecienten en momentos de fuertes caídas y, en condiciones normales, aumenten las entradas cuando la Bolsa sube. En esta ocasión, con todas las dudas que aún planean sobre el mercado, los reembolsos se han frenado, lo que también se explica por el deterioro de las rentabilidades ofrecidas por los depósitos bancarios debido al descenso del euríbor. Los productos de pasivo han sido un enemigo casi letal para la industria de fondos en los últimos dos años. La necesidad de fortalecer el balance ha impulsado a los bancos a realizar agresivas campañas de captación de depósitos, de las que los fondos han sido la víctima principal. Buena parte de esos depósitos se han nutrido con dinero procedente de las instituciones de inversión colectiva.

De la misma manera, las salidas han sido tan abultadas en los últimos dos años que el ritmo se ha ido ralentizando. Es decir, que el que ha querido salir lo ha hecho ya. Entre mayo de 2007 y abril de 2009 la industria ha sufrido reembolsos por valor de 82.074 millones de euros.

El patrimonio ha descendido en el mismo periodo un 37%, hasta 162.351 millones, lo que significa que el 83% de toda la caída patrimonial de los fondos en esta crisis obedece a la retirada de dinero por parte de los inversores.

A falta de conocer los datos definitivos del mes de abril, en lo que va de año casi todas las categorías de fondos han sufrido reembolsos. Tan sólo la renta fija a largo plazo y la renta fija internacional acumulan suscripciones netas, de 460 y 52 millones de euros, respectivamente. Muchos inversores han optado por invertir en bonos, aprovechando las favorables perspectivas de que ofrece la renta fija corporativa, las emisiones de deuda de las empresas, donde muchos estrategas encuentran potencial para los próximos meses.

Las mayores salidas hasta la fecha se han producido en los fondos monetarios, cuya rentabilidad esperada ha menguado considerablemente en virtud de la rebaja generalizada de los tipos de interés oficiales.

Fuerte tirón de las Bolsas emergentes

La subida de las Bolsas a lo largo de las últimas semanas significa que el apetito de riesgo de los inversores ha aumentado -levemente- tras la estampida de los últimos meses, caracterizada por la venta masiva de activos de riesgo, principalmente de Bolsa.

Según los últimos datos proporcionados por Inverco, la asociación del sector, los fondos de renta variable emergente han cosechado las mayores rentabilidades en el último cuatrimestre, un 18,17% de media.

Las principales plazas bursátiles del universo de países en desarrollo lo han hecho extraordinariamente bien: la Bolsa de China acumula un alza del 44% en 2009, la de Brasil, un 27,92%, la rusa, un 31,81% y la de India, un 15%.

También se han beneficiado del rebote los fondos de renta variable estadounidense, que acumulan en lo que va de año una ganancia del 1,18%. Los fondos de Bolsa española pierden aún un 0,15% desde enero.