Mercados

La Bolsa empieza a creer en un futuro mejor

El Ibex cierra el segundo mejor mes de la historia con un alza del 15,65%, apoyado en indicios leves que apuntan a un cambio de ritmo en el deterioro económico a escala global.

Cada día que pasa millones de ciudadanos sufren en carne propia los efectos de una recesión económica de dimensión planetaria y cuyo final es incierto. Con más de cuatro millones de desempleados y una tasa de paro del 17,36% de la población activa, España ya ha desbordado el peor escenario previsto al inicio de la crisis y llegar a una tasa del 20% ha dejado de sonar como algo descabellado. En el parqué, la lectura, sin embargo, es diferente. El Ibex cerró abril con una subida del 15,65%; es el mejor resultado desde febrero de 2000. El selectivo ha concluido en 9.038 puntos, una recuperación del 32,57% desde los mínimos de marzo. En el conjunto del año, el Ibex aún cede un 1,72%.

Todos los grandes índices europeos, con la excepción del Footsie londinense (8,09%), han saldado el mes con avances de dos dígitos. El Euro Stoxx mejoró un 15,07%; el Dax, un 16,76% y el Cac parisino, un 12,56%. El impulso procede de EE UU, donde asoman levísimos indicios de una mejoría o al menos de una desaceleración en la velocidad de la crisis. En Wall Street, los inversores han digerido una contracción del PIB del primer trimestre del 6,1% en tasa anualizada, después de haber cedido un 6,3% en el trimestre anterior. El saldo bursátil mensual es del 12,35% para el Nasdaq; el 9,39% en el S&P 500 y el 7,35% en el caso del Dow Jones.

"Los indicadores de negocios y de actividad están creciendo en todo el mundo y al mismo tiempo hay síntomas de que las políticas monetarias están consiguiendo el objetivo de relajar la presión en el mercado de crédito", constata el economista jefe de la gestora Schroders Keith Wade. Pero a continuación este experto recuerda que "una recuperación sostenible requerirá una mejora en la demanda final", la de los consumidores, algo que en estos momentos y con el desempleo en fase ascendente todavía es más que dudoso.

El punto de partida de la recuperación de abril fue la cumbre del G-20 en Londres a comienzos de mes, donde se logró un acuerdo para destinar un billón de dólares extraordinario con el objetivo de reactivar la economía mundial.

Las dudas, sin embargo, siguen presentes. En España, uno de los temores es que la tasa de paro se traduzca en un fuerte incremento de la morosidad, que pondría en peligro las cuentas de los bancos. No hay que olvidar que el país ha empezado 2009 viviendo el peor trimestre de su historia en términos económicos, con un descenso internanual del PIB del 2,9%. Desde Renta 4 se ve como un escenario probable alcanzar ratios de impagos del orden del 5% o 6%. De momento, los bancos han logrado superar con cierta soltura el primer trimestre de 2009. Todas las entidades cotizadas en el Ibex 35 han registrado beneficios, si bien con una notable reducción. Así, Banesto sufrió una caída del beneficio del 3,1%; Bankinter, del 5,9%; Popular del 30,7% tras realizar unas provisiones extraordinarias de 175 millones; BBVA, un 36,6%; Santander, un 5% y Sabadell, un 25,4%. El mercado, ha premiado estos datos y la revalorización del sector bancario en el conjunto de abril oscila entre el 12,9% de Bankinter y el 40,08% del banco Santander.

De hecho, en Europa el sector bancario ha liderado el avance bursátil al conseguir una subida media del 35,4%. En el Euro Stoxx, los mejores valores de abril pertenecen a la industria financiera y automovilística: los dos sectores que han estado más cuestionados durante las últimas semanas y en los que ahora se atisba una cierta esperanza de poder evitar el abismo. Es el caso de ING (70,75%), Renault (58,67%), Unicredit (50,48%), Daimler (42,27%) y Axa (40,83%).

Desde Atlas Capital se advierte que los buenos resultados de la banca responden a un trimestre "en el que el entorno operativo ha sido extraordinariamente favorable: los bancos podían obtener financiación a coste casi cero, gracias a las rebajas de tipos de los bancos centrales, y sin embargo seguían prestando al 4%", explica Ignacio Cantos. Ese escenario se irá deteriorando según pasen los meses. Los ingresos se reducirán en la parte baja, conforme vaya incrementándose la morosidad. De forma simultánea, las revisiones de créditos irán estrechando el diferencial entre el interés interbancario y el de los préstamos. La conclusión es que el entorno empeorará.

Prueba de fuerza en EE UU

Tras el avance meteórico de abril, los mercados van a vivir una verdadera prueba de fuerza este mismo lunes, cuando la Reserva Federal haga públicos los datos definitivos de su Stress Test. Se trata de un examen que el banco central ha hecho sobre las 19 mayores entidades del país y cómo afectaría a sus cuentas una coyuntura económica peor de la que actualmente se contempla. Las filtraciones de este informe denotan problemas de liquidez en al menos seis grandes firmas. El nerviosismo es creciente. La Fed publicó la semana pasada la metodología utilizada y en el documento la autoridad monetaria recalcó que la solvencia media del sector excedía "con holgura" los requerimientos regulatorios.

Las Bolsas suelen anticiparse en unos seis meses el final de los ciclos de recesión económica. Pero todos los expertos avisan que sería muy precipitado interpretar el reciente rally de los mercados en ese sentido.

Se abre la puerta para subir hasta los 9.800

El escenario técnico de las Bolsas mantiene su sesgo positivo. El Ibex batió ayer la resistencia de los 9.030 puntos -el máximo intradía del pasado 17 de abril-, lo que abre la puerta a que se aproxime en las próximas semanas hasta el entorno situado entre los 9.800 y los 10.000 puntos, según Noesis.

Estos expertos indican que, si finalmente se produce dicha reacción, no supondría el final de la tendencia bajista, sino sólo "un movimiento consolidativo de cierta duración". Para cambiar el sesgo de medio plazo, el selectivo debería superar claramente los 10.000. Ahora, su soporte más inmediato está en su antigua resistencia: los 9.030.

En EE UU, el S&P 500 cerró el jueves en 872,81 puntos, cerca de su resistencia clave de 878 puntos. Yosi Truzman, de Ahorro Corporación, explica que "se percibe un cambio de percepción del mercado, ahora ya no descuenta una depresión", y opina que "la ruptura de las resistencias es válida y que los índices bursátiles seguirán subiendo".

Con todo, los inversores han de pensar que el riesgo de una corrección persiste y que no es el momento más oportuno para construir una cartera de cara al largo plazo.

El mes de la banca

La banca ha sido la gran protagonista del rebote de los mercados en abril. El índice Stoxx europeo ha liderado las alzas con una subida del 35,4%. En España, Santander (40), BBVA (35,5) y Popular (31,9) se han anotado las mayores subidas del sector.

La construcción también ha copado los primeros puestos del Ibex en el mes con OHL (51,9%) y Ferrovial (37,4%) a la cabeza, junto a Gamesa (48,9).

Un rebote consistente dentro de un mercado bajista

El mercado afianza el rebote. La Bolsa española ha recuperado ya un 32,6% desde los mínimos de marzo y muchos inversores empiezan a cuestionarse si es el momento de aumentar la exposición a la renta variable. Los expertos aconsejan extremar la prudencia. Recuerdan que la situación económica sigue muy delicada, y si bien es cierto que muchos no descartan que las ganancias se prolonguen, la mayoría cree que las Bolsas aún se encuentran en un rally dentro de un mercado bajista.

"El rebote está apoyado en una incipiente mejora de los indicadores económicos pero cuesta pensar que estemos inmersos en otro gran ciclo alcista. El escenario para los próximos años puede ser muy complicado pero hay posibilidades de que la subida siga un tiempo porque después de 18 meses de caídas se ha dado la vuelta y los movimientos tanto al alza como a la baja tienen su propia dinámica. No es descartable que el Ibex llegue a los 10.000 puntos pero también hay que estar preparados para retrocesos en cualquier momento", explica Nicolás López, director de análisis de M&G Valores.

La caída de la Bolsa española desde el máximo de noviembre de 2007 de 15.945,7 puntos hasta el mínimo de marzo alcanzó el 57%, por ello, para muchos el mercado podría llegar a rebotar hasta un 50% -lleva el 32%- sin que ello implique un cambio de tendencia. "Nadie se ha creído este rally. Cuando el mercado lleva más de un 30% y sigue sin caer pese a malas noticias como la gripe porcina muchos gestores se ven obligados a reequilibrar carteras por la infraponderación anterior y el peso en defensivos. Pero aún es pronto para hablar de una recuperación en forma de V", explica Jordi Padilla, de Popular banca privada.

Los expertos recuerdan que aún queda mucho por purgar como reflejan las constantes revisiones a la baja de PIB o la creciente destrucción de empleo a nivel mundial. "Creo que el mercado se tomará un respiro. Soy muy cauta. Aconsejaría vender los valores más cíclicos que mejor se han comportado y apostar por los defensivos que ofrecen protección. Es cierto que hay un tono comprador de fondo y tampoco creo que volvamos a mínimos", dice Alicia Jiménez, directora de análisis de Self Trade.

"No hay razones suficiente para que la Bolsa suba sin parar. Ahora sólo recoge lo bueno. Se impone la prudencia con un mejor sesgo de fondo. Hay que ir viendo lo que deparan los resultados y el sector financiero. Si las necesidades de capital son escasas puede que se prolongue el rebote a corto plazo", comenta Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4.