Alerta sanitaria

Disminuyen los casos sospechosos de gripe porcina y las defunciones en México

El número de casos sospechosos de gripe porcina y de fallecidos por enfermedades respiratorias en Ciudad de México ha disminuido, aunque el domingo será cuando se confirmará o no una estabilización real del brote, afirmó hoy el alcalde de la capital, Marcelo Ebrard.

El presidente de México, Felipe Calderón
El presidente de México, Felipe Calderón

En una conferencia de prensa, las autoridades de la ciudad indicaron que el miércoles se registraron 194 nuevos casos sospechosos de ciudadanos con síndromes respiratorios atípicos, de los que 18 fueron hospitalizados. Además, 16 pacientes fueron dados de alta y se contabilizaron dos muertes, lo que lleva la cifra total de fallecidos en la urbe a 25. No obstante, sólo en cinco fallecidos se confirmó la presencia del virus de la gripe porcina.

El martes, en Ciudad de México, donde viven alrededor de 19 millones de personas, murió un paciente, el lunes tres y el domingo siete.

El pasado jueves, cuando se dio la alerta del brote en México, se registraron 127 casos sospechosos en la capital mexicana.

A partir de ahí las cifras aumentaron: el viernes hubo 210 casos sospechosos y el sábado 351, el día con mayor número. El domingo disminuyeron a 326, el lunes a 320, el martes aumentaron de nuevo a 346, y el miércoles cayeron a 194.

"Las cifras nos dicen que vamos hacia una etapa de estabilización que tendrá que confirmarse mañana, sábado y domingo", manifestó el alcalde capitalino.

El regidor explicó que tienen que pasar como mínimo diez días, desde el inicio de la alerta sanitaria el pasado día 23, para saber si han tenido éxito de las medidas sanitarias de emergencia adoptadas en la ciudad, porque el tiempo de incubación del virus es de entre 5 y 7 días.

"A esta fecha nuestra preocupación era que tuviéramos un número importante de contagios en la ciudad con una tendencia a crecer, pero con las medidas que se han tomado (...) no tenemos esa curva exponencial de crecimiento de contagios", precisó Ebrard.

No confiarse

Sin embargo, alertó de que las autoridades deben "seguir adelante" y no "confiarse demasiado".

Actualmente, en Ciudad de México, donde bares, gimnasios, restaurantes, cines, iglesias y museos permanecen cerrados, permanecen 115 personas hospitalizadas con síndromes respiratorios atípicos.

Desde que comenzó la crisis sanitaria han sido atendidas en los 28 hospitales y 220 clínicas del Distrito Federal un total de 53.050 pacientes, 32.356 de los cuales presentaban algún síntoma respiratorio.

De acuerdo con los últimos datos facilitados el Gobierno mexicano el miércoles por la noche, el número confirmado de personas contagiadas con gripe porcina en México es de 99, ocho de las cuales fallecieron a consecuencia del virus. Sin embargo, las autoridades todavía investigan más de un centenar de muertes sospechosas.

Quedarse en casa durante el puente

El presidente de México, Felipe Calderón, pidió ayer a los mexicanos que se queden en su casa durante los cinco días de puente, en los que no habrá actividades económicas que no sean esenciales, una medida decretada para ayudar a combatir el brote mortal de gripe.

"No hay lugar más seguro para evitar contagiarte del virus de la influenza porcina que tu propia casa", dijo el mandatario en un mensaje emitido por la cadena nacional de televisión.

México ordenó el miércoles suspender las actividades económicas no esenciales entre el 1 y el 5 de mayo (ambos incluidos), mientras el brote de gripe habría dejado ya hasta 176 muertos.

El Gobierno indicó que la administración pública federal se suspenderá durante esos días y pidió a los estados que hagan lo mismo con sus administraciones locales, aunque aclaró que los supermercados, gasolineras, servicios financieros, fuerzas de seguridad y otros servicios esenciales seguirán funcionando.

"No habrá actividades en el Gobierno, aquellas que no sean fundamentales para los ciudadanos, y tampoco actividades en el sector privado que no sean fundamentales para la vida común", sostuvo Calderón.